Éxtasis atlético y supervivencia valencianista

El equipo rojiblanco desplegó su mejor juego ante la confusión ché


madrid / colpisacolpisa

El Atlético en la Liga Europa es incomparable. Planteado un duelo con dos identidades adictas al psicoanalista pocos podían apostar por un golpe en la mesa con la autoridad que aporreó el equipo madrileño a su rival. Los de Simeone se arrogaron el mando con firmeza y determinación y sacudieron a un Valencia que se libró del noqueo porque estiró sus posibilidades desde el féretro. El conjunto rojiblanco es el primero que gana diez partidos consecutivos en la segunda competición continental.

Renunció de partida el Atlético a su banda izquierda en ataque al descolgar a Diego a la mediapunta para provocar la superioridad y volcar su juego a la derecha de Arda Turan. Apenas nueve minutos había tardado en sacar la escopeta y cazar a sus rivales. Los nervios agarrotaban a los defensas de Emery, que muy despistados y desacertados se entregaban al diván.

Solo cuando los de Simeone redujeron su presión y se abonaron a la prudencia atisbaron una esperanza de supervivencia los mediterráneos. De hecho, la reserva rojiblanca supuso un pecado letal. Bajaron los brazos y esperaron el descanso al cumplir el minuto 45 cuando una salida titubeante de Courtois permitió un saque de esquina. Del córner salió un cabezazo de Rami que recogió Jonas para empujar a gol el empate.

Con la sensación reparadora de haber superado su accidente, regresó el Valencia al segundo tiempo. Pero no cambiaron la misma somnolencia y distracciones. Entonces el Atlético no perdonó. En dos parpadeos los de Simeone añadieron un par de goles más a su cuenta y hundieron a los mediterráneos en sus dudas. Miranda cabeceó solo dentro del área un saque de falta de Diego y una jugada después Adrián abrió gas para anotar el tercero.

Aunque la desventaja sacudió un poco al moribundo Valencia, el Atlético mandó durante el resto del partido. Concentrados, activos y con instantes de brillantez, los rojiblancos trazaron una de sus mejores noches en el Calderón en los últimos tiempos. Incluso Falcao respondió a sus limitaciones con el balón en los pies al fabricar una jugada al borde del área que culminó con un zurdazo a la escuadra rival entre el éxtasis de la orilla del Manzanares.

La única razón por la que el equipo de Emery evitó la debacle fue por la figura emergente de Diego Alves. Solo él pudo salvar de la defunción al ahogado Valencia atropellado y sin capacidad de solución, hasta que en el tiempo añadido Ricardo Costa atrapó un saque de esquina que acabó en gol. Una brizna de aire que supo a paraíso.

Goles: 1-0, min 18: Falcao; 1-1, min 45: Jonas; 2-1, min 48: Miranda; 3-1, min 54: Adrián; 4-1, min 78: Falcao; 4-2, min 94: Ricardo Costa.

Árbitro: Craig Thomson (Escocia). Amonestó al local Arda Turan y a los visitantes Feghouli y Diego Alves.

Incidencias: Partido de ida de las semifinales de la Liga Europa, disputado en el estadio Vicente Calderón ante unos 50.000 espectadores.

Courtois; Juanfran, Miranda, Domínguez, Filipe; Arda Turan (Tiago, min 80), Gabi, Mario Suárez, Diego (Perea, min 88); Adrián (Salvio, min 90) y Falcao.

Diego Alves; Ricardo Costa, Rami, Víctor Ruiz, Jordi Alba (Piatti, min 72); Mehmet Topal, Tino Costa; Feghouli (Canales, min 72), Jonas (Aduriz, min 79), Mathieu; y Soldado.

Muy alejado del estilo con el que ha asombrado y llegado tan lejos en Europa, el Athletic cayó en el inexpugnable José Alvalade y, aunque consiguió marcar un gol, dio un preocupante paso atrás hacia una final española y la batalla definitiva del 9 de mayo en Bucarest. En solo cinco minutos, el Sporting de Lisboa le dio la vuelta al marcador y el Athletic echó por tierra un resultado muy favorable, casi decisivo para sellar el pase en San Mamés.

Con la dolorosa derrota de un Athletic cansado y desconocido frente a un Sporting que fue muy superior, al equipo de Marcelo Bielsa se le presenta un choque de vuelta muy complicado, porque el Sporting es temible al contragolpe. El Athletic acabó desbordado y descompuesto ante el incansable empuje del conjunto portugués, que solo tuvo unos momentos de duda y bajón tras el gol a balón parado de Aurtenetxe. Los bilbaínos no tuvieron continuidad durante esos minutos, fueron incapaces de controlar, y se vieron desbordados por la velocidad y la verticalidad de los lisboetas.

Cansado y desconocido, el Athletic acusó en exceso la ausencia del sancionado Javi Martínez, y también del tocado Ander Herrera poco antes de que el Sporting iniciase su remontada, y los portugueses aprovecharon las ocasiones que desperdiciaron en la primera mitad.

El Athletic parece que llega agotado al momento clave de la temporada, y ahora también golpeado psicológicamente después de haberse ganado el pase a las semifinales de la Liga Europa tras haber maravillado ante el Manchester y mostrarse muy eficaces ante el Schalke. Frente al Sporting no mostraron nada. Sin el balón, y sin control en el medio campo, el Athletic no solo hizo aguas en defensa frente a un ofensivo y vertiginoso Sporting, sino que también estuvo desaparecido en ataque.

Al final, lo mejor casi fue el resultado, porque a pesar de la derrota, el Athletic al menos marcó un gol que le mantiene con vida para la vuelta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Éxtasis atlético y supervivencia valencianista