La puntería de Ricky Rubio regresa a Europa

El base catalán atraviesa una mala racha de acierto en el tiro, confirmando la mayor de las dudas sobre su adaptación a la NBA

REUTERS

Ricky Rubio sigue llenando vídeos de highlights en la web oficial de la NBA. Opta sin discusión a ser nombrado el mejor novato de la temporada. Ha hecho realidad las mejores previsiones sobre su juego: espectacular visión de juego, sentido del espectáculo perfectamente adaptable a la competición estadounidense, madurez impropia de su edad... Pero también ha cumplido el peor de los pronósticos: su tiro no es de fiar.

Después de un comienzo de temporada prometedor (un 45 % en triples y un 46 % en tiros de dos en los primeros 12 partidos), la cosa empezó a empeorar hasta convertise en algo preocupante en los últimos encuentros. Ricky, contando con lo hecho en la victoria de la pasada madrugada ante Portland, acumula unos paupérrimos 32 lanzamientos anotados de los últimos 106 (10 de 28 triples). Rubio sigue siendo una pieza fundamental para que Minnesota luche por lo impensable, entrar en play offs. Promedia más de 8 asistencias y 2,4 balones robados por encuentro, entre la élite de la NBA. Pero su errática puntería comienza a preocupar.

Los Timberwolves no son ajenos al problema

Los Timberwolves no son ajenos al problema. Su técnico, Rick Adelman, ha sentado a Rubio en algunos finales de partido recientes. El presidente de la franquicia, David Kahn, ha remitido vídeos a la dirección de la Liga en los que pretende denunciar la excesiva dureza de los marcajas de los rivales sobre Rubio, queriendo justificar el estatus de estrella emergente de su base y también, buscando una excusa para sus pobres anotaciones recientes.

Comparación con Jason Kidd

En Estados Unidos, donde el entusiasmo por Rubio ha sido casi unánime, dan motivos para el optimismo. En la publicación Bleach Report, comparan la situación de Ricky con la de otro base de visión inigualable y puntería distraída: Jason Kidd, que apenas acumula un 40 % en tiros de campo en toda su longeva carrera. La reflexión apunta a que Rubio no necesita anotar mucho ni bien para que Minnesota gane (como está sucediendo). De hecho, en su reciente y porfundo bache, su equipo tiene un balance de 8 victorias y 3 derrotas. Además, el catalán es un mejor tirador desde la línea de personal que Kidd.

El famoso rookie wall

Su bache anotador ha hecho levantar las alarmas sobre el famoso rookie wall, el momento en que los novatos se dan de bruces con la dureza de una temporada NBA, lllena de partidos y viajes. Más aún en una temporada compactada por el lock out. Rubio ya ha disputado 1365 minutos, más que el total de la temporada pasada con el Barcelona (792 de Liga y 454 en Euroliga). «No pienso en eso. He tenido algunos partidos malos en mis tiros. Tengo que seguir trabajando para mejorar», dijo recientemente. Rick Adelman, le justifica: «Están defendiéndole de una manera más física. En esta Liga, los entrenadores estudian mucho al rival y descubren cómo solucionar los problemas». A Rubio le quedan 27 partidos para recuperar la puntería, que ha vuelto a niveles europeos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos

La puntería de Ricky Rubio regresa a Europa