Cantona: «La selección catalana también hubiera ganado el mundial»

EFE

DEPORTES

08 mar 2012 . Actualizado a las 19:16 h.

El exfutbolista francés Eric Cantona ha elogiado este jueves el trabajo de formación de La Masia azulgrana, que ha obtenido sus frutos en el Barça actual y en los éxitos de la selección española, aunque por ese mismo motivo, «la selección catalana también hubiera ganado el Mundial» de poder participar.

En una conferencia en el marco del Global Sports Fórum que se celebra en la capital catalana y que reúne a destacadas voces del deporte mundial, el actual director deportivo del Nueva York Cosmos ha considerado que su intención en el equipo norteamericano es lograr «un poco lo que se hace en el Barça», del que ha destacado a su figura, Lionel Messi, un futbolista «absolutamente excepcional».

Así, se ha referido a «ese espíritu que Johan Cruyff implantó hace 25 años, en el que los chavales empiezan a jugar juntos desde los trece años y se crea un amor por el juego, por una manera de jugar, del porqué jugamos a fútbol», ha señalado el francés.

«Todo esto requiere trabajo, pero si un día la selección de Estados Unidos puede jugar una final del Mundial significará que lo habremos conseguido. Es un poco lo que ha logrado el Barça con la selección», ha dicho, no sin antes añadir: «Yo creo que la selección catalana hubiera ganado el Mundial».

Arquetipo del jugador rebelde y genuino, el exjugador del Manchester United se ha rendido asimismo a la calidad del delantero argentino Lionel Messi, un chico que, a su juicio, aún guarda aquella «chispa en los ojos» del fútbol callejero de la infancia.

«No sé si tengo una visión distinta a los demás. Siempre he intentado defender el fútbol que me gustaba cuando era niño. Soñaba con hacer buenas jugadas, ganar honestamente con el juego limpio, llorar tras una derrota y explotar de alegría en la victoria», ha explicado Cantona.

«Hay futbolistas como aquí en Barcelona, como Messi, que es absolutamente excepcional -ha proseguido-. Guarda ese punto de la infancia, cuando uno jugaba en la calle y soñaba con hacerlo ante cientos de miles de personas e incluso hubiera pagado por ello».

Por ello, ha dicho, «los grandes jugadores de hoy y mañana seguirán siendo estos jugadores con chispa, con la espontaneidad del niño que sueña y tiene aquella chispa en los ojos».