Los seis sapos que se tragó Nadal


redacción / la voz

Doce meses, seis partidos que empezaron cordiales y terminaron tensos, invirtieron los papeles y el liderato del tenis mundial entre Nadal y Djokovic. La bestia negra se convirtió en víctima ideal del serbio, que ganó todos sus duelos del 2011 y asume su confianza: «Quizás tengo una ventaja en lo mental».

indian wells

Un tipo en forma

Djokovic llegaba fuerte a Indian Wells, con los títulos de Australia y Dubái en la maleta. Nadal había estado en otra guerra. Lesionado en Melbourne ante Ferrer, se había rodado ante Bélgica en la Davis. En sus cinco finales anteriores había vencido el español, que sufrió además la primera derrota ante el balcánico tras un tercer set.

miami

Nace un problema

El reciente título de la Davis se identifica como la espita del cambio de Djokovic. Miami asiste a la final en idéntica superficie dura, quince días después de Indian Wells. El serbio ganó en el tie-break del tercero, convertido ya en problema para Nadal.

madrid

El grito de «campeones, campeones» provoca una fractura

La tierra batida llevaba el duelo al terreno del español. Mientras Nadal venció en Montecarlo y Barcelona, Djokovic triunfó en Belgrado. Madrid, una plaza singular por sus 600 metros sobre el nivel del mar, asistió al primer triunfo del serbio en arcilla. Se quebró también su cordial relación. Nole y su equipo festejaron el triunfo en español al grito de «campeones, campeones», que retumbaba en la rueda de prensa del mallorquín. «A mí no me gustaría que quien haya perdido la final contra mí me viera haciendo eso», espetó.

roma

En tierra y al nivel del mar

Nadal fue cambiando la afable mueca al estrechar la mano de Djokovic por la frialdad. ¿Podría perder también el español en la tierra de Roma, sobre el nivel del mar, en las condiciones ideales para él? La respuesta fue afirmativa, y cayó fácil, en dos sets. El mallorquín pasó entonces al serbio el cartel de favorito en Roland Garros. «Este año es Djokovic», respondió antes del torneo. «No me siento invencible. Nadie lo es», replicó el serbio. El triunfo de Federer en las semifinales ante Nole cortó su racha de 43 victorias seguidas. El posterior título del español le dio un respiro al salvar la temporada en París sin el serbio enfrente.

wimbledon

El campeón se lleva el número uno mundial

El duelo regresó en la final de Wimbledon, en unas condiciones diferentes, sobre la hierba que ya había conquistado Nadal, un terreno virgen para Djokovic. El serbio llegó a la final con el salto al número uno mundial garantizado, y ganó al mallorquín en cuatro mangas. El español, según reconoció después, no llegó a creer de verdad en la victoria, ya superado mentalmente por el carrusel de derrotas ante el serbio.

US OPEN

Un enorme espectáculo, idéntico campeón

Antes de la gira americana en pista rápida, Nadal ya maduraba un cambio en su raqueta para hacer frente al vendaval de juego de Djokovic. Pero retrasó la decisión por sus continuos compromisos. La final del US Open mostró a un Nadal pletórico en el tercer set, pero no fue más que un paréntesis en el monólogo de su nueva bestia negra.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Los seis sapos que se tragó Nadal