Velocidad, presión y sorpresa, las claves del Madrid del Camp Nou

Cuatro técnicos analizan el cambio experimentado el pasado miércoles


a coruña / la voz

El Real Madrid que el pasado miércoles empató en el Camp Nou y puso contra las cuerdas a un Barça que llegaba con una renta de un gol, que aumentó en el descanso a tres, no es ni de lejos aquel equipo que el año pasado caía goleado por 5-0 en la confrontación entre azulgranas y blancos.

El juego desplegado por la escuadra que prepara José Mourinho en el estadio catalán fue el de un equipo valiente, que sabe tutear a otro que está marcando época. Varios son los factores que influyeron en el partido y en la eliminatoria, en general, y que analizan Miguel Ángel Lotina, Javier Irureta, Raúl Caneda y Luis César Sampedro.

Mentalidad

El Madrid tenía mucho que ganar y poco que perder

El principal aspecto que encuentran los expertos es la mentalidad con la que saltó el conjunto blanco al campo. «El Barcelona tenía mucho que perder y poco que ganar, mientras que el Madrid, todo lo contrario. Solo recibir una goleada podría manchar su imagen. Y por eso salió valiente, a por todas, como debe jugar siempre. Acostumbrado a actuar de rodillas contra el Barça, el miércoles lo hizo de pie y demostró que puede hacerlo, porque el plantillón que tiene el conjunto blanco no lo tiene el azulgrana», reflexiona Raúl Caneda. Del mismo modo, Lotina subraya: «El Madrid aprendió que tiene que jugar así, pero no hay que olvidar que el partido era la vuelta de una eliminatoria y que no juega igual el que lo tiene todo ganado como el que lo tiene todo perdido».

presión

Empezó a defender en la línea de ataque

Mientras en anteriores compromisos el Barcelona veía cómo el Madrid fortalecía el medio del campo, como en la ida con Pepe, para empezar ahí la presión, el miércoles lo hizo desde la línea de ataque. «Al Barcelona no lo puedes esperar atrás. Cuando jugadores de calidad van arriba y presionan a su defensa, le cuesta más sacar el balón. En el Camp Nou optó por un equipo de más clase, con Pepe en defensa y Xabi Alonso arropado por hombres que le hacían crecer también a él», explica Irureta. Lotina lo apoya: «No hay que olvidar que los dos goles del Madrid vinieran de aplicar la misma filosofía. El primer tanto nace de una presión sobre el saque de Pinto, roba el balón y Ozil da un pase entre la descolocada defensa. Y el segundo tanto nace también de presionar arriba».

el entrenador

Mourinho sabe administrar bien sus recursos

Que el Madrid del miércoles estuviera tan cerca e incluso fuera mejor que el de hace un año es para Luis César obra de José Mourinho. «El conjunto blanco es en cada momento lo que su entrenador quiere. Y el miércoles quiso que tuteara al Barça. Y lo sorprendió. Pero eso no lo puede hacer siempre, porque el Madrid es muy inferior a su eterno rival. Por eso, aunque no es el fútbol que a mí me gusta, entiendo que muchas veces tiene que jugar a contener y meter a Pepe en el medio. Claro que a todos nos gusta comer marisco, pero no podemos hacerlo todos los días. El factor sorpresa fue determinante el miércoles».

velocidad

El ataque de la escuadra de Mourinho es vertiginoso

«La punta de velocidad que imprimen futbolistas como Cristiano Ronaldo u Ozil es determinante, sobre todo, cuando regalas las bandas, como hizo el Barcelona el otro día. Dejó a los madridistas hacer lo que más les gusta y eso le creó complicaciones», subraya Raúl Caneda.

el futuro

Discrepancia sobre si puede ser un punto de inflexión

Los técnicos no se ponen de acuerdo a la hora de posicionarse sobre si el Madrid está ya a la altura del Barcelona. «En juego no, pero en potencial sí», dice Lotina. Caneda sostiene que la plantilla del Madrid es mucho mejor, pero el Barça sabe jugar mejor, algo sobre lo que discrepa Luis César, que cree que apenas dos o tres madridistas «serían titulares en este Barça».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Velocidad, presión y sorpresa, las claves del Madrid del Camp Nou