Con 16 años y junto al primer equipo


Rubén Blanco Veiga nació el 25 de septiembre de 1995 y es de Tameiga (Mos). Con 16 años recién cumplidos ha recibido su primera llamada para una convocatoria del primer equipo. Por su juventud, y por las normas del club, no pudo hacer declaraciones después de esta citación. Este joven guardameta, cuando estuvo en la presentación del equipo juvenil el pasado julio, se levantó y dijo: «Soy Rubén y tengo 15 años». En ese momento nadie podía imaginar que un par de meses después estaría sentado en un banquillo de Segunda División, como le va a suceder este domingo en el estadio de los Juegos del Mediterráneo.

El guardameta acudió la pasada semana a unos entrenamientos con la selección sub-17, mientras que ya fue internacional con la sub-16 e incluso participó en un torneo en Azerbaiyán. Se formó en las categorías inferiores del Santa Mariña y en la temporada 2007-2008 llegó al Celta cuando también lo pretendía el Barcelona.

Está entrenando con el primer equipo, con el filial, y el juvenil de División de Honor. Actualmente cursa primero de Bachillerato en el Marcote. Ayer, en su primer día de clase tuvo que hacer pellas. El propio Toni Otero, coordinador de las categorías inferiores del Celta, lo llamó cuando estaba a la puerta del colegio para comunicarle que viajaría.

Valentía y personalidad

José Luis Mosquera es su entrenador en el equipo juvenil. Este domingo no podrá contar con Rubén para el desplazamiento en el que los celestes se medirán al Rayo Cantabria en Santander. Aunque lamentaba esta baja por lo importante que es para su equipo, no ocultaba su satisfacción por el premio a su pupilo, que aún esta en edad de juvenil de primer año. «Con la constancia que tiene puede llegar arriba. Es un portero de la línea que quiere el club y que está en muy buenas manos. Técnicamente bueno, muy serio, y que bloca muy bien. Inicia perfectamente las acciones del equipo. Es humilde y se nota que esto le gusta».

El precedente de Bouzón

En el hipotético caso de que tuviese que sustituir a Sergio en el primer equipo por una posible eventualidad durante el partido ante el Almería, Mosquera no duda de su valentía. «Si lo llevan es porque ven que puede estar ahí. Tiene entereza suficiente para salir si es necesario, pero hay muchas personas que lo están viendo y que saben perfectamente lo que puede aportar si se diese esa circunstancia, en principio improbable». El precedente de un jugador de 16 años que debutó con el Celta es el de Iago Bouzón ante el Espanyol

Rubén Blanco es sobrino de Gustavo Blanco, que jugó en el Gran Peña y Pontevedra, y es su tío quien ahora le hace de representante. Quizá en poco tiempo tenga que negociar su futuro.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Con 16 años y junto al primer equipo