Los futbolistas van a la huelga

La AFE convoca un paro para las dos primeras jornadas por las deudas y el fondo de garantía. Reclaman un convenio que les garantice cobrar los salarios.


madrid / colpisa

La amenaza de huelga planea de nuevo sobre el fútbol español. A nueve días del arranque de la Liga, la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) convocó ayer un paro para las dos primeras jornadas del campeonato, que debe arrancar el 20 agosto, condicionado a la firma de un nuevo convenio colectivo con la LFP.

Las deudas con los jugadores, que ascienden a casi 50 millones de euros, con más de 200 futbolistas afectados en el presente año, y el «insuficiente» fondo de garantía salarial aprobado por la Liga ha llevado a la AFE a plantarse ante la patronal y adoptar una medida de presión que deja en el aire el comienzo de la competición en Primera y Segunda.

A la espera de una solución satisfactoria, el presidente del sindicato de jugadores, Luis Rubiales, calificó la decisión de la AFE de «responsable, firme y unánime». Respaldado durante su comparecencia por más de un centenar de futbolistas profesionales y media docena de campeones del mundo -Casillas, Puyol, Xabi Alonso, Llorente, Javi Martínez y Mata-, el máximo dirigente de la AFE aseguró que la huelga se ha convocado «para que los clubes paguen lo que deben a los jugadores». «Los futbolistas nos hemos unido y hemos dicho: ?¡Basta ya!?», reconoció Rubiales. «No queremos más dinero, sino que se cumplan nuestros contratos y se vele por las deudas pasadas, presentes y futuras», aseguró quien lamenta que los futbolistas españoles estén «a la cola de Europa» respecto a sus derechos laborales.

Con el fondo de garantía concursal como gran caballo de batalla, la AFE, además de exigir un compromiso real sobre los impagos a los futbolistas, no está dispuesta a aceptar, como pretende la Liga, que se contabilicen como vacaciones los días que los internacionales están concentrados con la selección española, o bien que no los cobren. Tampoco que los futbolistas cedan la totalidad de sus derechos de imagen a los clubes. «A día de hoy puedo decir que no se va a jugar», garantizó Casillas, capitán de España y miembro de la junta directiva de la AFE. «Hay que ser solidario con la gente que lo está pasando mal y nosotros estamos apoyando a muerte», apuntó el portero del Real Madrid después de una conferencia de prensa de Luis Rubiales en la que se comprobó que, por primera vez, los futbolistas están unidos contra la patronal por sus desacuerdos por el futuro convenio.

El presidente de la AFE emplazó a la Liga a «seguir dialogando por el bien de todos», después de lamentar que la LFP haya despreciado a los futbolistas, «al apartar lo que se había puesto encima de la mesa en anteriores reuniones». La pelota está ahora en manos de la Liga para intentar solucionar un conflicto en el que podría verse obligado a intervenir de nuevo el Consejo Superior de Deportes (CSD), para evitar males mayores en un campeonato ya de por sí muy comprimido.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Los futbolistas van a la huelga