Bojan buscará en Roma el tiempo perdido


madrid / colpisa

El Calcio no le va a los españoles. A pesar de tener una liga de primer nivel mundial, nuestros jugadores presentan dificultades para adaptarse. Muchos buscan en el país vecino un trampolín para su carrera pero se acaba convirtiendo en un tobogán directo al fracaso.

Bojan Krkic es el último en llegar. El delantero fue traspasado ayer al Roma a cambio de 12 millones de euros. El contrato contiene una cláusula obligatoria de repesca al finalizar la temporada 2012/13, por un millón más de lo que ha pagado el conjunto de la capital italiana. El canterano culé no entraba en los planes del club azulgrana para la nueva campaña después de la llegada del chileno Alexis Sánchez.

El jugador catalán fue el goleador más joven de la historia del Barça en liga al marcar con 17 años y 51 días ante el Villareal, y se ganó un hueco en la primera plantilla. Tras la marcha de Frank Rijkaard, Pep Guardiola le otorgó un papel secundario en las últimas tres temporadas que ha desencadenado en su marcha al Roma. Bojan es una víctima más de la maldición del nueve. Como Eto?o e Ibrahimovic, también abandona el Barcelona después de vestir ese dorsal.

En su nuevo equipo coincidirá con José Ángel, ex jugador del Sporting de Gijón, por el que el conjunto asturiano recibió cinco millones de euros. El lateral estará ligado a su nuevo club durante cinco temporadas. Ambos estarán arropados por Luis Enrique, entrenador giallorroso, que les ayudará a adaptarse a un campeonato con una idiosincrasia defensiva y táctica. La pasada temporada, once jugadores españoles militaron en el Calcio, pero ninguno consiguió triunfar y ahora buscan nuevos retos.

«Hay muchas cosas en las que no estoy de acuerdo con Guardiola, cosas que me han sabido muy mal»

Jugador culé traspasado al Roma

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Bojan buscará en Roma el tiempo perdido