España se conforma con la cuarta plaza en combo artístico y mira al dúo libre

Bajo la música de Led Zeppelin, las nadadoras dirigidas por Ana Tarrés llevaron a cabo el mismo ejercicio que les dio el oro en Roma hace dos años


shanghái / efe

El equipo español de natación sincronizada arriesgó y perdió ayer la medalla de bronce en el último momento de la final de combo artístico de los Mundiales de Shanghái.

Bajo la música de Led Zeppelin, las nadadoras dirigidas por Ana Tarrés llevaron a cabo el mismo ejercicio que les dio el oro en Roma hace dos años y recibieron una puntuación total de 95.740 puntos, acabando por detrás de las nadadoras canadienses, chinas y rusas.

Este ejercicio era el que menos había preparado el combinado, para dedicar más horas a otros. Antes de conocer el resultado final y cuando todavía estaban terceras, las españolas ya reconocieron que habían cometido errores: «Ha habido pequeños desajustes que han hecho que no saliera completamente limpia, pero es una rutina en la que no habíamos invertido apenas tiempo», declaró Thais Enríquez a la finalización de la prueba.

Mañana se disputará la sexta final, el dúo libre, en el que España vuelve a optar al podio.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

España se conforma con la cuarta plaza en combo artístico y mira al dúo libre