Contador salva los muebles

El Saxo Bank del español cedió en la crono 23 segundos con el Leopard de Schleck


redaccion / la voz

En el Tour hay días para brillar. Y otros para resistir. La de ayer no era una etapa para exhibir el dorsal número 1. Alberto Contador tenía que minimizar daños en la crono por equipos. Y lo consiguió. No tiene a su disposición aquel Discovery Channel que galopaba y cortaba el viento para Lance Armstrong. En el pelotón hay formaciones mucho más solventes en esta especialidad. Además, el Saxo Bank, fue el primero en tomar la salida. Partió sin referencias. Pero cedió solo 23 segundos con respecto al Leopard de Andy Schleck. Uno por cada kilómetro por los alrededores de Les Essarts. Se temía que la brecha fuera mayor en una jornada de gloria para el Garmin, que vistió al noruego Hushovd de amarillo.

Contador, con el lastre de lo perdido en la primera etapa tras quedar cortado debido a una caída, está situado ahora en la general a 1 minuto y 37 segundos del menor de los Schleck. Un poco más lejos de su principal rival y de Cadel Evans, que rozó el triunfo con el BMC. Pero no tanto. Para resistir, el pinteño tuvo que esforzarse, dar relevos. No viajó en primera. Schleck, sin embargo, se subió al imparable tren de Fabian Cancellara.

Dice Contador que será un Tour diferente. Empieza con viento en contra. Quiere ver pronto montaña. Tampoco comenzaron con buen pie Ivan Basso y Samuel Sánchez, cuyos equipos penaron en la crono. El asturiano está a más de dos minutos y medio del líder.

Si se lo permiten los abanicos y las caídas, los gallos pueden descansar hoy. Llega la primera cita para los velocistas, una etapa de 198 kilómetros entre Olonne sur Mer y Redon. Quizás un poco de aire para Contador.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Contador salva los muebles