El viaje arranca con turbulencias

El Tour abre con una etapa con trampa, críticas a Contador y un registro policial


redacción / la voz

El Tour es un monstruo en constante agitación. En esta edición el viaje empieza con turbulencias varias. La carrera francesa arrancará hoy con una etapa en línea de 191,5 kilómetros entre Paso de Gois y el Mont des Alouettes. El recorrido muere en un puerto de cuarta categoría, con 2,2 kilómetros a un nivel medio del 4,7 %. Un aperitivo con trampa antes de la crono por equipos de mañana para añadir suspense a las quinielas que apuestan por el primer líder de la carrera.

Con el habitual prólogo, el favorito claro para el triunfo habría sido Fabian Cancellara. Y con este perfil, los velocistas puros tendrán dificultades para hacerse con el primer botín. Hombres como Philippe Gilbert o Thomas Voeckler pueden tener su día de gloria. La última vez que el Tour empezó con una etapa en línea, en el 2008, Alejandro Valverde se vistió de amarillo en Plumelec, por delante de Gilbert. Precisamente el Diario de Navarra informaba ayer sobre el posible fichaje del murciano por el Movistar de Eusebio Unzué.

El Mont des Alouettes es un escollo menor en comparación con otras dificultades. Se confirma que Alberto Contador y el Saxo Bank tendrán que convivir con tempestades varias durante toda la carrera. El pasado viernes fueron los silbidos del público francés durante la presentación de los equipos. Ayer, la agencia DPA recogía un comunicado de la Federación Alemana de Ciclismo en el que se consideraba «un escándalo» que el madrileño pueda competir en la grande boucle cuando el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) no ha resuelto todavía su caso.

Sin embargo, el gran rival de Contador, Andy Schleck (Leopard), pidió ayer respeto para el triple ganador del Tour y criticó los abucheos que le dedicaron los aficionados. El luxemburgués aseguró que el español se puede batir y añadió que su deseo es superarlo en la carretera y no debido a otras circunstancias.

El autobús del Quick Step

Pero el Tour no siempre se corre en la carretera. Sus tempestades van mucho más allá. Toman desvíos tortuosos. Gendarmes franceses registraron durante la tarde ayer el autobús del Quick Step e interrogaron a componentes de la formación del francés Sylvain Chavanel y del belga Tom Boonen. Los agentes no encontraron nada sospechoso. Pero han logrado sembrar más dudas sobre el maltrecho ciclismo. La peor de las turbulencias.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos

El viaje arranca con turbulencias