Sobre lo dicho, ahora, por Lotina


Nunca es tarde cuando resplandece la verdad. Aunque podría decir, pero no encaja, aquello de que «ahora es tarde, no hay remedio». Me refiero a las declaraciones de Lotina al periódico vasco Deia, recogidas ayer en La Voz de Galicia, dado el indudable interés que las palabras del de Meñaca, tienen para los aficionados coruñeses.

Una vez leídas, sentí tristeza y tranquilidad a la vez. Me explico: tristeza, al comprobar que, ahora, Lotina denuncia un funcionamiento irregular del club coruñés, calificándolo de «sociedad anónima, pero funciona como sociedad deportiva». En esa entrevista el exentrenador confiesa: «En el Deportivo no hay un seguimiento de jugadores», al tiempo que nos viene a descubrir (?) que «los consejeros no ponen dinero». Lotina confiesa que «las necesidades del equipo le obligaron a subir jugadores del filial, sin saber si serían profesionales algún día...»

No insistiré en las denuncias, pero sí confieso sentir tranquilidad al comprobar que, todo lo que dice Lotina, y estoy seguro que mucho más que se calla el hombre, coincide plenamente con la doctrina futbolística divulgada por este periódico en un permanente intento de que se corrigieran los fallos, que fueron obviados por el máximo responsable del Deportivo, a pesar de los argumentos expuestos con una claridad que entraba por los ojos. Hablando de ojos, salta a la vista el lamentable final.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
36 votos

Sobre lo dicho, ahora, por Lotina