Todt quiere revisar la decisión sobre Baréin


montreal / dpa

La cosa se pone difícil para el Napoleón de la fórmula 1. El caso Baréin ha supuesto la primera gran crisis de Jean Todt como jefe de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA). La polémica reprogramación del gran premio del país árabe es un auténtico dolor de cabeza para Todt. Los equipos consideran inaceptable el calendario, y varios políticos occidentales y organizaciones que defienden los derechos humanos se enfrentaron al francés. Este remitió una carta abierta a Bernie Ecclestone, patrón de la fórmula 1, para revisar la decisión.

En plena tormenta, Todt parece que va a evitar presenciar este fin de semana la carrera de Canadá. En lugar de eso, anunció que visitará Le Mans para vivir en directo sus clásicas 24 horas.

Como gestor de crisis en el caso Baréin, el francés, que llegó al cargo de presidente en el 2009, obtiene una pésima nota. Tras la cancelación de la carrera por los sangrientos disturbios de febrero, la FIA fue retrasando constantemente su resolución sobre una nueva fecha.

El informe de Carlos Gracia

Luego, basó la decisión del consejo mundial en el polémico informe de su enviado especial, Carlos Gracia, presidente de la Federación Española de Automovilismo, que consideró la situación en el país del golfo pérsico como de «total tranquilidad».

«El problema es que enviaron a alguien que no habla inglés ni árabe», dijo Max Mosley, predecesor de Todt al frente de la FIA.

Por último, Todt divulgó que en la votación no contó las manos alzadas y sencillamente dio por sentado que la decisión de disputar el gran premio el 30 de octubre fue unánime. Sin embargo, Ecclestone, miembro del Consejo Mundial, se desmarcó del resultado de la reunión, que obligaría a retrasar a diciembre estreno del circuito de la India en la fórmula 1.

Mosley agregó que esta decisión podría ser invalidada al no dar todos los equipos su consentimiento. «Parece que todo el mundo pasó esto por alto», advirtió el inglés.

Hasta ahora, todo había ido bien para Todt. El ex jefe de Ferrari había logrado cierta paz después de tiempos turbulentos. No solo por el «ambiente constructivo» del que habló el jefe deportivo de Mercedes, Norbert Haug, sino también por el equilibrio mostrado, por el apoyo que recibió para sus cambios estructurales y por los proyectos que emprendió fuera del glamuroso mundo de la F-1.

«El deporte no debería inmiscuirse en la política», dijo Todt. Sin embargo, Alex Wilks, que dirige la organización de defensa de los derechos humanos Avaaz, lo ve de otro modo: «El dinero ha ganado sobre la moral».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Todt quiere revisar la decisión sobre Baréin