Mallorca y Sevilla se quedan a medio camino

EFE

DEPORTES

Un resultado que les deja a medio camino en sus respectivos objetivos, la permanencia y la Liga de Campeones.

10 abr 2011 . Actualizado a las 02:44 h.

Mallorca y Sevilla empataron 2-2 en el Iberostar Estadi, un resultado que les deja a medio camino en sus respectivos objetivos, la permanencia y la Liga de Campeones.

El Sevilla, que sigue sin perder en Palma desde la temporada 99-00, remontó el marcador en dos ocasiones para llevarse un punto importante, pero que puede ser insuficiente en su lucha europea.

El Mallorca tuvo sus opciones, incluso De Guzmán estrelló un remate en el cuerpo de Javi Varas en el minuto 90, y ya suma 39 puntos, más cerca de la ansiada permanencia.

El partido empezó con la atención puesta en el banquillo visitante, donde se sentaba Gregorio Manzano, que salió por la puerta de atrás del Mallorca, con demandas por impagos y exigiendo la disolución del club para poder cobrar.

La afición isleña no le ha perdonado, según se desprende de la sonora pitada, acompañada de pañuelos, que el jienense recibió nada más pisar el terreno de juego, y ya nadie parece recordar los buenos momentos, que los hubo, con él en el banquillo.

Una vez superado el 'efecto Manzano', el encuentro se inició con un Mallorca esperando su oportunidad y un Sevilla percutiendo por la bandas con la velocidad de Capel y Perotti.

Ninguno de los dos equipos quiso tomar la iniciativa, y no había un dominador claro. El Mallorca marcó (min. 15) con un gol del japonés Aki, el primero de su cuenta en la Liga, tras una gran acción entre Tejera y el «Chori» Castro, aunque Sevilla respondió con un penalti claro de Ramis a Negredo (min. 30), que el delantero sevillista transformó engañando a Aouate.

El Sevilla no hallaba espacios para llevar balones a Negredo, demasiado solo arriba, Tampoco defendía bien, ya que Cáceres tenía muchos problemas ante el «Chori» Castro, y lo mismo ocurría con Fazio en su marcaje a Nsue.