Caneda compró en una subasta la marca del club


«La sociedad anónima deportiva ya no existe, pero el ADN del Compos no se ha perdido». Así lo explica Roberto Gayoso, que defendió los intereses del club en varias etapas del procedimiento y que incluso estuvo a punto de convertirse en presidente el pasado verano.

«Es un caso único en la historia -explica- y creo que no se va a volver a repetir. Cuando se subastaron los activos del club, los liquidadores incluyeron por un lado la marca SD Compostela y por otro la gestión y explotación de los derechos deportivos. Ambos fueron adquiridos por Caneda y por la sociedad Campus Stellae».

Nadie acierta a explicar con precisión el concepto «gestión y explotación de los derechos deportivos». Pero por ahí se abrió una vía que permitió al club empezar una nueva etapa libre de cargas.

Parecía haber encontrado el camino de vuelta, ya que pasó de Preferente a Tercera y de ahí a Segunda División B. Pero en la categoría de bronce volvieron de nuevo las deudas y una experiencia que ya conocía. El equipo descendió a Tercera por deméritos deportivos y acabó en Preferente al no poder hacer frente a un monto de algo más de cien mil euros reclamados por los jugadores ante la AFE.

También había deudas con los entrenadores, Chus Baleato y Fabiano. Estuvieron a punto de impedir que el colectivo pudiese competir en Preferente. Casi sobre la bocina, Caneda apareció con otro conejo en la chistera. Quizá el último, porque sus días al frente de la entidad parecen tener fecha de caducidad.

No es la primera vez. En octubre de 2002 el edil de Deportes anunciaba la llegada de varios empresarios que acabarían por tomar el control de la entidad, pero al día siguiente esa operación se quedó en papel mojado.

En el 2004 Caneda se vio descabalgado en la única votación que perdió en una asamblea de accionistas. Y regresó tras la subasta de los derechos deportivos y la marca del Compos. Ahora lleva varias semanas negociando con un empresario, Antonio Quintairos, para que coja las riendas. De momento, ya ha abonado a la plantilla las tres mensualidades que tenía pendientes y ha inspirado un cambio de entrenador. Si nada se tuerce, en pocos días se formalizará el cambio.

Roberto Gayoso, que en verano aceptó convertirse en sucesor de Caneda y a los pocos días desistió, al verse ahogado por la sombra del mandatario, apunta que «la próxima campaña el Campus Stellae ya podría competir otra vez con el nombre de la SD Compostela. No tiene más que pedirlo en tiempo y forma a la federación».

Con Caneda al frente, el Compostela llegó a la Primera División pero, posteriormente acabó fuera del fútbol profesional

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos

Caneda compró en una subasta la marca del club