Di Stéfano y Luis Suárez dan lustre al homenaje a la campeona del mundo


Las leyendas del fútbol español brindaron por el triunfo de la selección en el Mundial en un homenaje destinado a los 23 campeones, pero también a todos los internacionales de la historia, a los futbolistas que desde 1920 han defendido al menos en una ocasión la camiseta nacional. No se perdieron la cita Alfredo di Stéfano, en silla de ruedas durante su recorrido por la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, ni Luis Suárez, hasta el momento único español galardonado con el Balón de Oro.

Dos mitos que dieron brillo a un acto en el que se dieron cita más de 200 internacionales de distintas épocas. Ambos almorzaron juntos el día anterior y se reencontraron, bajo el lema «Gracias a todos, el sueño se ha hecho realidad», durante su visita al Museo de la Federación Española de Fútbol (RFEF), organizadora de un emotivo evento en el que se rindieron honores a los héroes de Sudáfrica.

«Es un éxito espectacular para España, un país futbolero cien por cien, y estamos muy contentos de la hazaña que han conseguido», reconoció Di Stéfano, quien a sus 84 años subió al estrado ya apoyado en su bastón. Él fue, como presidente de la Asociación Española de Futbolistas Internacionales, el encargado de entregar a Iker Casillas y Vicente del Bosque, junto a Zubizarreta, una placa de reconocimiento dedicada por todos los jugadores que han defendido al equipo nacional. «A quienes hay que hacer homenajes es a esta gente, que ha logrado una cosa maravillosa», puntualizó Luis Suárez, que no se olvidó de otro hito, el título europeo del 2008, y ahora espera que el próximo Balón de Oro se lo concedan a Xavi, «porque es el que lo merece». Cuando los campeones subieron a la tarima y Casillas colocó la Copa del Mundo en el atril, todos los internacionales presentes se pusieron en pie para aplaudir a Del Bosque y a sus 23 jugadores, aunque las palmas que más retumbaron fueron las que ofrecieron a Iniesta. «Este éxito también es suyo. Ellos lo intentaron y no lo lograron, pero el éxito de todos es gracias a ellos», fue la reacción del capitán, Casillas, ante un auditorio rendido.

El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, que saludó uno por uno a los reyes del planeta, incluso les premió con una reverencia. «No es una sorpresa que España sea campeona de Europa y del mundo. Es la consecuencia de un trabajo hecho en profundidad», sentenció Blatter, quien destacó que el pasado verano «el fútbol produjo la integración de la población española» y entregó a la selección el escudo que portará durante los próximos cuatro años, «que no es sólo un regalo, sino una responsabilidad». «No vamos a pecar de soberbia ni de vanidad. Lo luciremos con alegría y orgullo y los sentiremos muy cerca de nuestros corazones», le prometió el presidente de la FEF, Ángel Villar.

Anécdotas

A la fiesta acudieron bastantes menos internacionales que a la de la conmemoración del centenario del organismo, y entre los muchos ausentes estuvieron Raúl y Guti, aunque también acudió a Las Rozas alguno que no pudo estar hace un año, como fue el caso de Míchel Salgado, y también destacó la presencia del internacional vivo más longevo, el tinerfeño Gabriel Jorge Sosa (94 años).

Tampoco faltó un responso ofrecido por el Padre Daniel -sacerdote oficial de la RFEF y muy cercano a la familia Arteche-, en memoria de los internacionales fallecidos este año, después de proyectarse un vídeo resumen con todos los goles de España en el Mundial y las celebraciones de los campeones en el césped y en el vestuario del estadio Soccer City y por las calles de Madrid, que hicieron saltar las lágrimas a más de uno. Aunque ese momento no pudieron disfrutarlo todos, porque los nueve elegidos debieron abandonar sus mesas para vestirse con la nueva camiseta de la selección que España estrenará en el amistoso del miércoles contra Portugal y lucirá hasta la Eurocopa de 2012.

Entonces llegó el momento más cómico de la jornada, porque a Cazorla le sobraban varias tallas, mientras que a Fernando Llorente casi le estallaba. «Es muy bonita, aunque me queda un poco grande», admitió el jugador del Villarreal entre carcajadas. «Como veis la llevo un poco apretadita, pero...», apuntó con resignación el delantero del Athletic, junto a los otros modelos: Xavi, Arbeloa, Xabi Alonso, Javi Martínez, Silva, Marchena y Villa. Al sentarse los 23 en las mesas también hubo anécdota graciosa, porque al azulgrana Pedro le dejaron solo sus compañeros del Barça y tuvo que sentarse en la mesa de los madridistas, también formada por Llorente, Javi Martínez, Reina, Marchena, Mata y el lesionado Jesús Navas, apoyado en unas muletas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Di Stéfano y Luis Suárez dan lustre al homenaje a la campeona del mundo