O'Neal firma con los Celtics

Tras su paso por Cleveland, el veterano pivot intenta conseguir su quinto anillo de campeón.


El fichaje de LeBron James por los Heat de Miami rompió el equilibrio que había logrado construir el comisionado de la NBA, David Stern, y ahora han sido los Celtics de Boston los que se han reforzado con el fichaje del pívot Shaquille O'Neal.

O'Neal, de 38 años, aceptó la oferta de los Celtics para tener la última oportunidad de conseguir el quinto título de campeón de la NBA que no pudo lograr el año pasado con James y los Cavaliers de Cleveland.

Como sucedió con James en su llegada a los Heat, O'Neal dejó a un lado el aspecto económico y aceptó la oferta de tres millones de dólares para jugar por dos temporadas con los Celtics, donde tendrá como nuevos compañeros a los aleros Kevin Garnett y Paul Pierce, el escolta Ray Allen y el base Rajon Rondo.

Después de 20 temporadas en la NBA y haber jugado con los equipos de Orlando Magic, Los Ángeles Lakers, Heat y Cavaliers, O'Neal llega a la mayor dinastía en el baloncesto de la NBA (17 títulos), para intentar hacerla aun más grande.

También tendrá la posibilidad de que su brillante y carismática carrera concluya en el campo donde están colgados los números de los legendarios Bill Russell, John Havlicek y Larry Bird, auténticas leyendas del baloncesto de la NBA.

Después de haber sido seleccionado con el número uno por los Magic en el sorteo universitario de 1992 tras formarse con los Tigers de Louisiana State, O'Neal lo ha conseguido casi todo dentro del baloncesto, incluidos premios de Jugador Más Valioso (MVP) y 15 veces ser seleccionado al Partido de las Estrellas.

O'Neal es el quinto máximo encestador en la historia de la NBA con 28.255 puntos, a pesar de haber fallado más de 5.000 tiros libres.

También ocupa el decimocuarto puesto en el apartado de los rebotes, con 12.921, y tiene unos promedios de 24,1 puntos; 11 rebotes y 2,3 tapones.

Las bajas del pívot Kendrick Perkins, lesionado y operado de rotura de ligamentos cruzados de rodilla, obligaron a los Celtics a fichar a un hombre alto de ciertas garantías.

Ficharon al ala-pívot Jermaine O'Neal, pero sin Perkins y el veterano Rasheed Wallace, que de momento no ha dicho que desee volver a la competición, los Celtics tienen que conseguir a otro jugador de poder bajo los aros y este fue Shaq, que aceptó rebajar su salario de 10 millones a tres.

Perkins se lesionó en el sexto partido de las pasadas Finales de la NBA ante los Lakers y el séptimo y decisivo lo perdieron por 83-79.

«Si volvemos a jugarnos el título en un séptimo partido me sentiré muy feliz de tener en el equipo a Shaq», declaró el copropietario de los Celtics, Wyc Grousbeck.

Aunque para muchos los Celtics son un equipo de jugadores demasiado veteranos, superan el promedio de los 30 años, la clase de Garnett (34 años), Pierce (32), Allen (35) y ahora O'Neal (38) es incuestionable y vuelven a ser considerados como aspirantes al título porque todos ellos son seguros miembros del Salón de la Fama.

Todos ellos han firmado por dos temporadas más y Rondo, de 24, será el que dirija el juego durante las próximas cuatro temporadas para los Celtics.

«Me siento muy honrado de unirme a los Celtics», declaro O'Neal en un comunicado oficial ofrecido por el equipo de Boston. «He jugado contra Paul, Ray, Kevin, Rajon y Jermaine por muchos años y ahora será algo grandioso el poderles llamar compañeros. Me siento impaciente por comenzar a luchar por otro título para Boston».

O'Neal sabe que es su gran oportunidad de conseguir su quinto anillo y empatar con Kobe Bryant, su ex compañero en los Lakers, con el que consiguió tres consecutivos.

Por su parte, el presidente de operaciones de los Celtics, el ex jugador Danny Ainge, también en un comunicado oficial, alabó la figura de O'Neal y destacó la importancia para el equipo de haber conseguido a un jugador de su trayectoria y características.

«No siempre puedes conseguir para tu equipo un jugador del calibre de Shaquille», destacó Ainge en el comunicado. «Su experiencia habla por sí misma y creemos que su incorporación al equipo va a ser de gran ayuda».

Más entusiasmado se mostró el entrenador de los Celtics, Doc Rivers, quien dijo que la llegada de O'Neal era un plus extraordinario para el equipo.

«Estoy entusiasmado de poder tener en el equipo a un jugador como Shaq. Sin discusión es una pieza excepcional que va a encajar en el puzzle de la plantilla para la próxima temporada», subrayó Rivers.

La llegada de O'Neal a Boston ha trascendido al mundo del baloncesto profesional y dentro de los equipos de Boston que están en otros deportes como el del béisbol ha sido recibida con entusiasmo y alegría.

La pasada temporada O'Neal logró unos promedios de 12 puntos y 6,7 rebotes para los Cavaliers, además de tener un 56,6 por ciento de acierto en los tiros de campo, pero su salida como titular en lugar del veterano lituano Zydrunas Ilgauskas, no cayó bien en el vestuario del equipo de Cleveland.

Ahora no quiere vivir el mismo problema y desea estar integrado por completo dentro del equipo de los Celtics para disputar lo que serán sus últimos años en la competición de la NBA, donde él mismo se definió como el «jugador más dominante del mundo».

La primera gran prueba de fuego que van a tener los Celtics y O'Neal, que vestirá la camiseta con el número 36, será el próximo 26 de octubre cuando reciban a los Heat de James, Dwyane Wade y Chris Bosh, en el partido inaugural de la nueva temporada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

O'Neal firma con los Celtics