Duke gana el campeonato universitario

Los Blue Devils se impusieron por dos puntos (61-59) a la cenicienta del torneo, Butler.


No se dio la gran sorpresa en el torneo de baloncesto universitario de la NCAA después que los Blue Devils de Duke se impusieron por 61-59 a los Bulldogs de Butler en el partido por el título de la Final Four que se disputó en el Lucas Oil Stadium de Indianápolis.

El pívot Brian Zoubek con un rebote defensivo cuando faltaban 3,6 segundos para concluir el partido y un tiro de personal tres décimas después aseguró la victoria de Duke que logró su cuarto título nacional en la historia del programa de baloncesto dirigido por el entrenador Mike Krzyzewski.

Los Blue Devils, cabezas de serie número uno en la regional Sur, confirmaron los pronósticos de favoritos del torneo después de haber quedado eliminados en el tornero los que estaban por delante de aspirantes al título como eran los Jayhawks de Kansas, los Wildcats de Kentucky y los Orangemen de Syracuse.

De nuevo, el trabajo de Krzyzewski, que antes del gran partido rehusó ser el entrenador de los Nets de Nueva Jersey, en la NBA, se hizo sentir en el juego de conjunto de los Blue Devils (35-5), que acabaron con la racha triunfal de los Bulldogs de 25 triunfos consecutivos, la cenicienta del torneo que buscaba la gran sorpresa.

«La clave del partido estuvo en la manera como logramos neutralizar el peligroso juego ofensivo de Butler, especialmente en la recta final del partido», declaró Krzyzewski. «Es un gran triunfo para todo nuestro programa y los jugadores porque hemos superado a un rival excepcional como Butler».

Krzyzewski, que ganó su primer título nacional desde el 2001, con cuatro en su haber empata al legendario Adolph Rupp, de la Universidad de Kentucky, en el segundo lugar de la lista de todos los tiempos.

Mientras que la Duke se coloca en el quinto lugar de la lista de equipos ganadores en la historia de la NCAA por detrás de UCLA, Kentucky, Indiana y Carolina del Norte.

Los Blue Devils, que disputaron su primera Final Four desde el 2004, tuvieron siempre el control del marcador y del partido al conseguir una ventaja de cinco puntos (60-55) con 3:17 minutos por jugarse.

Junto a la gran defensa, que impidió que los Butler anotasen un sólo tiro de campo en más de siete minutos, antes que el ala-pívot Matt Howard lograse dos canastas para poner el parcial de 60-59, la combinación del alero Kyle Singler, el base Joh Scheyer junto con el escolta Nolan Smith, que aportaron 19, 15 y 13 puntos, respectivamente, fueron la clave del triunfo.

Singler, que fue nombrado el Jugador Más Valioso (MVP) de la Final Four, anotó 7 de 13 tiros de campo, incluidos 3-6 triples y 2-2 desde la línea de personal, capturó nueve rebotes, puso tres tapones, dio dos asistencias y recupero un balón.

Mientras que Zoubec se convirtió en el líder indiscutible del juego bajo los aros al conseguir 11 rebotes con ocho puntos.

Los nuevos Blue Devils, campeones nacionales por cuarta vez en su historia, esta vez no tuvieron en sus filas a ningún jugador estrella que acapare la atención de cara a su llegada a la NBA como sucedió con Christian Laettner, Shane Battier o Grant Hill, pero si a deportistas que cumplieron con su trabajo a la perfección cuando estuvieron en el campo.

Ese trabajo de equipo fue lo que les permitió llegar a disputar el título y ganarlo después de haber superado en el torneo a Arkansa-PB, California, Purdue, Baylor, West Virginia y Butler que por milímetros, los que le faltaron al balón para entrar en la canasta con del tiró el alero Gordon Hayward al sonido de la bocina, estuvo a punto de arrebatárselo.

Hayward, que falló los tiros decisivos en los últimos segundos, y el escolta Shelvin Mack con 12 puntos encabezaron el ataque de los Bulldogs, mientras que el pívot Howard llegó a los 11 tantos y el reserva Avery Jukes consiguió 10 anotaciones.

Como equipo, los Bulldogs lograron un 35 por ciento da cierto en los tiros de campo, comparado al 44 de los Blue Devils, y aunque su banquillo fue mejor con 15-0, los más de siete minutos del final del partido que estuvieron sin anotar les iba a costar la derrota.

Los Bulldogs (33-5), que nunca había disputado una Fina Four, consiguieron su pase a la gran final después de eliminar como cabezas de serie número cinco de la regional del Oeste a UTEP, Murray State, Syracuse (1) --los grandes favoritos--, Kansas State (2) y a Michigan State en la semifinal del pasado sábado.

La universidad privada de Butler, sin estar entre las más poderosas en cuanto a su programa de baloncesto, con sólo 4.200 estudiantes, se convirtió en la gran revelación del «March Madness» (Locura de Marzo) que tuvo todo el apoyo de los seguidores locales de Indianápolis.

El Lucas Oil Stadium, que pertenece a los Colts de Indianápolis, de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL), se encuentra a tan sólo 10 kilómetros del campus universitario de Butler, cuyo equipo dejó de ser la cenicienta del torneo después de haber ganado 25 triunfos consecutivos, la mejor racha a nivel nacional.

«Nos hemos quedado a la puerta de un gran triunfo, pero lo que hemos logrado en el torneo ha sido fantástico», declaró Brad Stevens, el joven entrenador de Butler, de sólo 33 años, y tres de experiencia, comparados a los 30 de Krzyzewski, también seleccionador del equipo nacional de Estados Unidos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Duke gana el campeonato universitario