El Athletic resuelve en un suspiro y sigue en pugna por Europa


El Athletic se procuró una Navidad tranquila gracias a su claro triunfo frente al Osasuna (2-0). Los locales, que gracias a la diferencia global de goles adelantan al Dépor en la clasificación y lo dejan fuera de forma provisional de los puestos europeos, completaron un gran partido frente a un rival que nunca opuso resistencia.

Aunque todo el equipo vizcaíno completó un encuentro meritorio fue Fernando Llorente el que definió el resultado final con dos acciones individuales decisivas en al arranque del choque.

No se habían aún frotado del todo las manos los espectadores para quitarse el frío reinante y el Athletic ya se adelantaba en el marcador. Lo hizo Yeste, a puerta vacía, aprovechando un centro por la línea de fondo de Llorente. Casi no había empezado el partido y el ariete internacional se zafó de Josetxo para servir en bandeja el primer tanto a su compañero a los 43 segundos de juego.

Once minutos más tarde, Llorente ahondó en la temprana herida visitante buscando las debilidades del otro central, Sergio, del que se desembarazó con una jugada a la media vuelta de la que sacó un disparo cruzado al que no pudo responder Ricardo.

El partido apuntaba a goleada local y esa impresión tuvo durante todo el primer tiempo, sobre todo en la primera media hora, en la que no pararon de llegar oleadas rojiblancas al área visitante.

Les faltó tino a los jugadores del Athletic, que desperdiciaron hasta cinco remates desde la frontal o dentro del área en diez minutos, entre el 20 y el 30. Dos Gurpegui, y uno cada uno Javi Martínez, Llorente e Iraola. Yeste, Iraola y Llorente comenzaron a pleno rendimiento y eso se tradujo en los mejores 30 minutos bilbaínos de la temporada. Especialmente vistoso y acertado estuvo Yeste, al que el público despidió de manera muy diferente al pasado miércoles, tras la derrota europea contra el Werder Bremen.

El Athletic, curiosamente, desarrolló su mejor fútbol del curso sin tener en el once inicial a ningún jugador especialista en encarar y buscar el uno contra uno con el rival, ante la baja de Susaeta y la decisión de Caparrós de dejar inicialmente en el banquillo a De Marcos y Muniain, que salieron en la segunda parte.

Para entonces ya todo estaba decidido, toda vez que Osasuna, quizás algo falto de intensidad y concentración al principio, solo apareció tímidamente sobre la meta de Iraizoz, que no llegó a poner nunca el peligro. Sí equilibraron las cosas los de José Antonio Camacho tras el descanso, pero para entonces el choque estaba ventilado.

Declaraciones

Caparrós se mostró muy satisfecho tras el partido. «Lo que hemos hecho hasta ahora ha sido porque estos jugadores tienen afán de superación. El próximo partido tenemos que ir a Mallorca con la misma ambición que está demostrando el equipo para que vaya creciendo deportivamente. Estoy contento con el trabajo de los futbolistas y esa es la línea que hay que seguir», explicó el entrenador del Athletic.

Camacho, por su parte, criticó un descenso de «intensidad defensiva» en sus jugadores. «Tenemos que subir esa intensidad porque si no lo vamos a pasar mal», advirtió el técnico del Osasuna.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El Athletic resuelve en un suspiro y sigue en pugna por Europa