El Sevilla puede asegurar la primera plaza del grupo en Rumanía


El Sevilla podría ser ya campeón de su grupo, en la penúltima jornada de la primera fase de la Liga de Campeones. Sólo tiene que vencer al Unirea en tierras rumanas. Incluso un empate le valdría. Esta motivación extra es de las pocas cosas que deberá tener en cuenta el equipo andaluz. Ya clasificado para la siguiente ronda, el primer español que lo logra, los deberes están más que hechos.

Lo que más preocupa en la expedición sevillista no es el partido en sí, sino las bajas. Manolo Jiménez tuvo hasta nueve jugadores en la enfermería para enfrentarse al Tenerife. Ahora sólo ha podido recuperar a Drago y Sergio Sánchez. Otros importantes como Palop, Adriano y Escudé seguirán en la capital andaluza el encuentro por televisión.

Un partido en el que los nervionenses se juegan sobre todo prestigio y dinero. En concreto, 800.000 euros, que es lo que les corresponde por victoria. Y esto, al presidente, José María del Nido, que mira por el dinero como nadie, le interesa mucho. Ya avisó antes de viajar a Rumanía que no le valía el empate. «Si queremos llegar al Bernabéu (a la final de la Champions), hay que vencer en estos campos», dijo el máximo mandatario.

Para poder hacer feliz a su presidente, Jiménez intentará mezclar a suplentes con los teóricos titulares. A pesar de las observaciones que suele hacerle su jefe, el de Arahal debe mirar por los intereses de los suyos. Cuenta con una plantilla un poco justa ahora, tras el parón por las selecciones. Resuelta la clasificación europea mira a horizontes más lejanos en Liga, en concreto, hacia el primer puesto. La cercanía del duelo entre Barcelona y Madrid le hace ser ambicioso y asaltar cuanto antes a los dos grandes.

En Rumanía el Sevilla tendrá enfrente a un equipo que sigue asombrando en su país. Si la temporada pasada sorprendió a propios y extraños alzándose con el título de Liga ante el clásico Steaua de Bucarest, esta campaña tampoco le van mal las cosas. Es segundo, a un solo punto del líder. Tiene una plantilla sin grandes estrellas, pero muy bien trabajada por Petrescu. Prueba de su buen hacer es que tiene también muchas posibilidades de dar la sorpresa y continuar en la Liga de Campeones.

Lo que sí asusta en la expedición sevillana es el frío que hará en tierras caucásicas. Los jugadores pasarán de los 24 grados de Sevilla a los 10 de Bucarest. Un cambio brutal que podría pasar factura, en cuanto a lesiones, como indicaron los médicos sevillistas este lunes. Aunque lo que más preocupa es el arbitraje.

El encargado será Tom Heinning, quien se hiciera conocido mundialmente en la pasada edición de la Champions por el Chelsea-Barça de semifinales. Recibió incluso amenazas de muerte por sus malas decisiones y Drogba todavía se acuerda de él. Muchas bajas, miedo a posibles lesiones, climatología en contra y desconfianza en el árbitro. Una combinación de factores que podrían provocar desaliento en la plantilla. Pero si el Sevilla quiere ser primero de grupo, lo mejor es que lo certifique lo antes posible. Los problemas, para los demás.

Alineaciones probables:

Unirea Urziceni: Arlauskis, Nicu, Maftei, Brandán, Fernandes, Apóstol, Vilana, Todoran, Balan, Bilasco y Semedo.

Sevilla: Palop, Konko, Sergio Sánchez, Drago, Navarro, Navas, Lolo, Romaric, Capel, Negredo y Luis Fabiano.

Árbitro: Tom Henning (Noruega).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El Sevilla puede asegurar la primera plaza del grupo en Rumanía