Maradona aviva la tensión en vísperas de que Argentina se juegue el pase al Mundial de Sudáfrica

Cecilia Caminos

DEPORTES

08 oct 2009 . Actualizado a las 02:00 h.

No son días fáciles para la selección argentina de fútbol ni para su entrenador, Diego Maradona, quien con la clasificación al Mundial de Sudáfrica 2010 en juego, problemas organizativos y lesiones que le cambian hora a hora el planteamiento táctico, avivó el fuego con sus amenazas de dejar el cargo tras las eliminatorias.

Cuando más tranquilidad necesitaba su selección, Maradona sembró la incertidumbre. Argentina se medirá el sábado a Perú en Buenos Aires y el miércoles a Uruguay con la necesidad de ganar para asegurarse un lugar en Sudáfrica. El diario deportivo Olé cuestiona que «después de repetir mil veces que él no renunciaba después de la derrotas contra Brasil y Paraguay, ahora dice que verá qué hace después de las eliminatorias». «¿Era necesario hacerlo en este momento, a tan pocos días de dos partidos determinantes? No, seguro que no», asevera. En una encuesta de Clarín , el 47 por ciento de los votantes cree capaz a Maradona de cumplir con su amenaza de renunciar.

El desgarro muscular con que llegó el lateral Pablo Zabaleta, obligado a jugar el lunes con el Manchester City, al igual que Carlos Tevez, pese a que eran esperados en Buenos Aires, hizo explotar la situación. Una nueva lesión que se suma a las de Diego Milito y Fabricio Coloccini. «Después de la clasificación vamos a hablar todos, tengo todo en la computadora para hablar y para ver si sigo con mis condiciones, si no, hablaré con Julio (Grondona, máximo referente del fútbol argentino) de muy buena manera», dijo Maradona. «Se nos escapó otra vez la tortuga. Alguien tiene que viajar, pedirlos y traerlos (a Zabaleta y Tevez), nosotros tenemos dos partidos terribles y el Manchester City tiene cien puntos para jugar. Me duele muchísimo, pero hay que convivir con esto», lamentó un Maradona más flaco tras una estancia en un centro italiano.