La FIA decide hoy si sanciona a Renault por el accidente de Piquet


El futuro de Renault en la fórmula 1 se decide hoy ante el Consejo Mundial de la Federación Internacional del Automóvil (FIA), que podría castigar duramente al equipo, juzgado por un supuesto fraude en el Gran Premio de Singapur del 2008. Hoy se conocerá finalmente si Renault ordenó accidentarse a Nelsinho Piquet para favorecer a Fernando Alonso en la primera carrera nocturna de la historia, celebrada justo hace un año.

Si se demuestran los hechos, Renault F1, dos veces campeón del mundo de constructores, podría llegar a ser expulsado del campeonato, según aseguró el presidente de la FIA, Max Mosley. El Mundial de la fórmula 1 ha perdido ya a la marca Honda (si bien buena parte de la estructura del equipo se ha reconvertido en BrawnGP) y va a perder al equipo alemán BMW, desanimados por los costes prohibitivos de la disciplina en plena crisis económica mundial.

El constructor francés podría ser sancionado con una multa muy importante, como ya le sucedió a McLaren-Mercedes, que tuvo que pagar cien millones de euros en el año 2007 por haber espiado a Ferrari. Si se le impone una multa similar, se comprometería su presencia en el Mundial, ya que el presupuesto de la escudería se estima entre 200 y 300 millones de euros, además de la permanente amenaza del presidente de la marca, Carlos Ghosn, amigo de soltar argumentos de forma periódica para cerrar de una vez por todas la versión de fórmula 1 de Renault. Al margen de la hipotética sanción, en muchos círculos ya se da por el hecho el adiós de Renault al Mundial si Fernando Alonso confirma su marcha del equipo. Por el momento y, con la esperanza de calmar los ánimos, Renault acaba de sacrificar al responsable de la presunta trampa, el director de Renault F1, Flavio Briatore, y a su ingeniero jefe, Pat Symonds, considerado uno de los mejores aerodinamistas del campeonato.

Septiembre del 2008

El caso se remonta al 28 de septiembre del 2008 en Singapur, cuando el segundo piloto de la escudería, el brasileño Nelsinho Piquet, presuntamente provocó su propio accidente a petición de los responsables de su equipo, según sus propias palabras. «Briatore y Symonds me pidieron que provocara deliberadamente un accidente para favorecer a Alonso en Singapur», acusó Piquet. «En un mapa, Symonds me mostró la curva concreta en la que debía tener el accidente», y «me dijo en qué vuelta exactamente tenía» que hacerlo, contó el brasileño, cuyas acusaciones parecen confirmadas. Fernando Alonso ganó aquella carrera después de un temprano repostaje, pero aseguró no tener nada que ver con el plan ideado desde la dirección de Renault.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

La FIA decide hoy si sanciona a Renault por el accidente de Piquet