Briatore: «Con esa decisión intento salvar al equipo»


El italiano Flavio Briatore dejó su cargo como jefe de equipo en Renault para salvar el futuro de la escudería, que está en juego por el presunto arreglo del resultado del Gran Premio de Fórmula 1 de Singapur en el 2008.

«Con esa decisión intento salvar al equipo. Es mi obligación. Por eso he abandonado», citó ayer a Briatore el diario británico The Daily Mirror .

Briatore salió el pasado miércoles del equipo junto con el director de ingenieros de la escudería, el británico Pat Symonds. Ambos eran los principales acusados por el ex piloto del equipo Nelson Piquet Jr., que reveló que cumplió órdenes de equipo cuando se estrelló deliberadamente en Singapur hace un año para favorecer la estrategia de su compañero, el español Fernando Alonso.

El Consejo Mundial de la FIA (Federación Internacional del Automóvil) estudiará el caso en París este lunes, y entre las posibles sanciones para Renault está la exclusión del campeonato del mundo.

Piquet reveló a la FIA lo sucedido hace un año en Singapur poco después de que fuera despedido de la escudería francesa en julio tras año y medio como piloto junto a Alonso.

El brasileño contó cómo Symonds le dijo en qué curva y en qué vuelta se tenía que estrellar para provocar la entrada del coche de seguridad y favorecer la estrategia de Alonso, que entró a repostar antes que nadie, y se benefició del reagrupamiento al que obliga el safety car para ganar la carrera.

Renault no quiere discutir

El director general de Renault, Patrick Pélata, afirmó que el grupo francés no quiere discutir ahora sobre su continuidad en fórmula 1, después de que su equipo haya reconocido su infracción en el Gran Premio de Singapur del pasado año.

«Ese no es el debate ahora, ese debate lo haremos con calma», afirmó Pélata en una entrevista a la emisora de radio RTL en la que reconoció que las revelaciones sobre lo que ocurrió en Singapur han sido un golpe duro para Renault.

En ese sentido, indicó que Flavio Briatore, responsable del equipo Renault, «ha considerado que era moralmente responsable y ha dimitido».

En la misma línea, «la escudería ha considerado que se había cometido una falta y toda falta pide una sanción», por lo que ha tenido que irse también como el ingeniero jefe Pat Symonds.

El equipo de Renault admitió el miércoles que Briatore había ordenado a Piquet provocar un accidente durante el Gran Premio de Singapur del 2008 para favorecer al otro piloto de la escudería, el español Fernando Alonso.

Un futuro alarmante

Con la confirmación del escándalo de Singapur 2008, han saltado las dudas sobre la continuidad de Renault en la fórmula 1, que este año le va a costar unos 250 millones de euros con unos resultados deportivos hasta ahora mediocres. Para la marca, la inversión en comunicación sigue siendo, con 600 millones de espectadores, su principal inversión económica. Pero en los dos últimos años la escudería francobritánica está de capa caída. Máxime por los rumores de que su primer piloto, el español Fernando Alonso, podría saltar a Ferrari y teniendo en cuenta que su principal patrocinador, ING, ya había indicado que retiraría su apoyo cuando terminase la presente temporada automovilística.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Briatore: «Con esa decisión intento salvar al equipo»