Del fútbol americano al golf, sin guante


Dos deportes tan opuestos como el fútbol americano y el golf marcan la vida de la familia Glover. El padre de Lucas militó en los Pittsburgh Steelers de la liga estadounidense (NFL). Nacido en Greenville (Carolina del Sur), el hijo se encaminó desde niño hacia el golf. Y ya en su época de estudiante, en la Clemson University, era uno de los destacados. Como amateur , ganó en el 2001 el trofeo Sunnehanna, que hasta en dos ocasiones se le escapó a Tiger Woods en su etapa de aficionado.

Poco después, se hizo profesional. Sus primeros años en el Nationwide Tour, el circuito de segundo nivel de Estados Unidos, se cerraron sin grandes éxitos. Fue escalando, pero pasó como de puntillas por la antesala de la PGA con un solo triunfo, el Gila River Classic.

Ya en el mejor circuito del mundo, ganó su único título hace cuatro años, al hacerse con el Funai Classic en el complejo

de Walt Disney en Orlando. A partir de entonces, labró una sólida carrera, con casi diez millones de dólares en premios, lo que da idea de las ganancias de un jugador (hasta ayer) de segunda fila en el circuito norteamericano.

Retorno a donde empezó todo

Vigésimo primero de la lista de ganancias de la PGA en el 2006, Lucas Glover llama la atención porque, al contrario que la gran mayoría de los golfistas diestros, juega sin guante en su mano izquierda, según él para tener mejores sensaciones. En Bethpage jugó su primer torneo del grand slam en el año 2002, cuando Tiger Woods se apuntó su anterior título del US Open. Entonces, se marchó sin pasar siquiera el corte . Ayer, todavía como número 71 del mundo, ganó un torneo que le reporta 1,3 millones de dólares y le abre las puertas de todos los grandes templos del golf mundial.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Del fútbol americano al golf, sin guante