Danilo di Luca se aferra al rosa con una nueva victoria

DPA / Efe

DEPORTES

20 may 2009 . Actualizado a las 02:00 h.

Danilo di Luca ve la vida más en rosa. El líder conquistó ayer su segunda victoria en este Giro, un triunfo con el que refuerza su primer puesto. El italiano se impuso en la décima etapa, la más larga, con 262 kilómetros y meta en Pinerolo.

Di Luca se escapó casi al final de la etapa, después de atacar en un muro situado a 3 kilómetros de la meta, y llegó con 10 segundos de ventaja sobre un pequeño grupo comandado por el también italiano Franco Pellizotti, y en el que también se encontraban Denis Menchov y Carlos Sastre, que finalizó en la cuarta posición. Después llegó David Arroyo. E Ivan Basso, Levi Leipheimer, Michael Rogers y Lance Armstrong franquearon la meta a 29 segundos del líder, que consiguió además los 20 segundos de bonificación.

Durante la soleada jornada de ayer, Stefano Garzelli inició una gran escapada desde la primera subida, el Monte Cenis, hasta la mitad de la carrera. El italiano pasó en cabeza la cima de Sestrière (kilómetro 200), el punto más alto del recorrido, a 2.000 metros de altura. Pero el vencedor del Giro 2000 fue alcanzado a 25 kilómetros de la llegada por sus perseguidores, su compatriota Giovanni Visconti y el ucraniano Andriy Grivko. De nuevo solo en la cabeza de carrera en Pramartino, a menos de 11 kilómetros de la meta, Garzelli se mantuvo en el grupo de favoritos a la caza de Pellizotti, que tomó la delantera, pero sin culminar su ataque.

Después Di Luca se distanció de Basso y Leipheimer tras el descenso y al ganar velocidad en el último puerto, situado a 3,5 kilómetros de la llegada, dejó atrás al resto de acompañantes (Pellizotti, Menchov, Sastre y Arroyo) y logró llevarse su segunda etapa en la prueba de este año, la octava en toda su carrera.

En el Xacobeo Galicia, Eduard Vorganov, Iban Mayoz y Marcos García aguantaron en el grupo del líder hasta el último puerto. Gonzalo Rabuñal explicó que le hizo daño el primer repecho y que tuvo que recurrir a la grupeta para superar la jornada de la mejor manera posible.

Hoy se disputará la undécima etapa, que unirá Turín con Arenzano, cerca de Génova, con una llegada a nivel del mar tras el descenso del Turchino. Y mañana llegará la temible contrarreloj de 60 kilómetros de recorrido.