La selección femenina también se queda sin rival por la negativa vasca


Las chicas tampoco. A falta de que la Federación Galega de Fútbol y la Xunta encuentren una solución de urgencia, las selecciones autonómicas masculina y femenina están sin rival para el partido amistoso que se debería disputar el día 27 de este mes.

A la renuncia, comunicada definitivamente ayer, del equipo de Chile a participar en el encuentro masculino, hay que sumar la negativa del combinado del País Vasco a jugar el femenino. El motivo: el nombre bajo el que debían alinearse. Las mujeres convocadas (al igual que han hecho los hombres) no quieren saltar al campo como Euskadi y tampoco se les permite hacerlo como Euskal Herria, que es la designación que los futbolistas pretendían adoptar.

Así las cosas, la Consellería de Cultura e Deporte y la federación trabajaban ayer por la noche a marchas forzadas para buscar un acuerdo con una selección que sustituya a las ausentes. Desde el segundo de los organismos citados se apuntaba que en el caso de las chicas están encontrando más dificultades para cerrar un nuevo contrato, mientras que el de los chicos está prácticamente ultimado y solo falta decidir entre los tres candidatos. «Uno de ellos incluiría la posibilidad de presentar un equipo femenino, así que quizá sea esa la solución definitiva», señalaban desde la federación.

La Xunta ve viable el reclamar indemnizaciones por la retirada de los planteles chileno y vasco, principalmente, en el caso del primero. La Dirección Xeral rescindió el contrato Chile por lo que considera una grave incumplimiento de sus obligaciones por parte de la su federación después de que el Sindicato de Futbolistas emitiera un comunicado en el que alegaba razones «de fuerza mayor» para cancelar el contrato pese a reconocer la «excelente disposición» del seleccionador, Marcelo Bielsa, para viajar a España al frente del combinado.

«Hemos desarrollado múltiples gestiones con los jugadores definidos como preferentes en dicho contrato -se asegura el escrito-, a fin de lograr su participación». Los resultados obtenidos fueron los siguientes: «Descartamos inmediatamente 3 jugadores por lesiones; 7 nos informaron la negativa de sus clubes; 7 invocaron compromisos personales (celebración de sus propios matrimonios entre otras); y 5 dieron su consentimiento bajo condición de ser ratificado este por sus respectivos clubes, lo que hasta la fecha no ha ocurrido no obstante que formulamos las solicitudes respectivas».

Recuerda el sindicato en el comunicado que en dos puntos del acuerdo firmado (el 9 y el 11) «se libera las obligaciones contractuales respectivas, cuando por causas fuera del control de las partes que dificultan insuperablemente o impiden la realización del partido, se configura fuerza mayor, dando lugar a la resolución del mismo contrato por imposibilidad sobrevenida».

La reacción desde la consellería no tardó en llegar. «Los matrimonios no son una causa de fuerza mayor y la negativa de los clubes tampoco. Cuando firmaron el contrato las partes ya sabían que el partido estaba fuera del calendario FIFA», afirmaban ayer desde la Xunta, que además negaron haber recibido cualquier lista de jugadores alternativa, como afirmaban desde el sindicato. La Dirección Xeral asegura que la federación está en diposición de cerrar en las próximas horas un acuerdo con otra selección.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

La selección femenina también se queda sin rival por la negativa vasca