Bennati consolida el liderato con un triunfo de etapa

Efe

DEPORTES

El italiano se impone al esprint en Puertollano. Carlos Sastre y Alberto Contador se caen en la llegada.

02 sep 2008 . Actualizado a las 21:28 h.

El ciclista italiano Daniele Bennati, del equipo Liquigas, se ha impuesto al esprint en la cuarta etapa de la Vuelta a España disputada entre Córdoba y Puertollano, de 170 kilómetros. Bennatti, que se consolida así al frente de la clasificación general individual, llegó por delante del belga Tom Boonen y el español Koldo Fernández.

Varios corredores, entre ellos uno de los favoritos, el español Carlos Sastre, sufrieron una caída a pocos kilómetros de la meta. El italiano Damiano Cunego, Óscar Freire o el alemán Andreas Kloden fueron otros de los corredores implicados. La caída tuvo lugar justo antes de la pancarta de los tres kilómetros, lo que significa que los corredores que se fueron al suelo podrían peder tiempo en la general.

Dos caídas en el tramo final partió el pelotón, con algunos corredores afectados, como Carlos Sastre y Alberto Contador, que llegaron golpeados pero sin perjuicio de tiempo. Bennati, de 27 años, uno de los esprinters que tienen en su palmarés victorias en las tres grandes, se anotó el quinto triunfo en la Vuelta. Un esprint entre apenas una docena de corredores. Dos caídas en los últimos kilómetros dispersaron al grupo. Se fueron unos cuantos corredores, entre ellos Pedro Horrillo, y quedaron cortados entre otros Carlos Sastre con un arañazo sin importancia en un costado y Contador, quien se golpeó la rodilla contra Leipheimer para evitar irse al asfalto. o se libró el italiano Damiano Cunego, en un año aciago de accidentes, como el que le obligó a retirarse en el Tour con la cara partida.

Etapa dura por el perfil ondulado, disputada a 38 kilómetros por hora, de nuevo marcada por un calor asfixiante que desgastó más fuerzas de la cuenta en la víspera del primer asalto clave de la Vuelta, la contrarreloj de Ciudad Real, la que vivirá el primer asalto de los favoritos frente a frente.

En el ciclismo hay rodadores, escaladores, contrarrelojistas....y expertos en escapadas. En este último apartado merece mención aparte José Antonio López, el Malagueta, del Andalucía Cajasur, claro. Un buscavidas que no se enganchó a la bicicleta en serio hasta los 19 años, antiguo pescador de pulpos con barca de pedales, técnica que pulió a base de necesidad antes de probar diferentes oficios.

Pues este simpático personaje que forjó unas piernas portentosas en la carretera del mar, se largó en solitario a lomos de su bicicleta a las primeras de cambio camino de La Mancha. Inspirado por el nombre de su maillot y por jugar en casa, se transformó un buen rato en el Quijote de la Vuelta.

Pasó el Alto de Villares (3a) en compañía de Jesús Rosendo, otro que tal baila a la hora de apuntarse a las fugas, y en el descenso de La Chimorra (3a), a punto de abandonar la provincia de Córdoba, se lanzó a la aventura. Enseguida se embolsó 15 minutos de ventaja, en el kilómetro 31, bajo la lluvia de fuego que amilanó en principio los ánimos del pelotón.

La renta de José Antonio López fue desapareciendo metro a metro a medida que aumentaba la ambición del Liquigas, del equipo que quería mantener el maillot oro en la figura de Bennati. Apenas 3 minutos para el caballero rodante a falta de 35 kilómetros para Puertollano, la suerte echada para el valiente que regaló simpatía con su esfuerzo y muchos minutos de publicidad para el conjunto que le paga.