La Vuelta de Contador y Sastre

DEPORTES

La carrera española arranca en Granada con sabor nacional y una contrarreloj por equipos de 7,7 kilómetros

30 ago 2008 . Actualizado a las 18:20 h.

Carlos Sastre y Alberto Contador. El ganador del Tour frente al vencedor del Giro. La lucha por la general de la Vuelta a España se adivina como un pulso entre españoles con galones. Un duelo en las cumbre. Y en las cumbres. Porque la ronda española contiene su buena dosis de montaña, plato de gusto para Contador y Sastre. Y también para un gallego, Ezequiel Mosquera, quinto clasificado en la anterior edición y punta de lanza de un Xacobeo que presenta otra vez a cinco gallegos en sus filas: el propio Mosquera, David García, Gustavo César Veloso, Gustavo Domínguez y Serafín Martínez. Granada será hoy el punto de partida de todos ellos.

Contador no corrió el último Tour debido a la exclusión de su equipo, el Astana, por parte de la organización. El madrileño pagó el rastro de dopaje dejado por Alexander Vinokourov. Pero se enrabietó y se convirtió en un caníbal. Se impuso en Castilla y León y en el País Vasco. Su gran objetivo era la Vuelta. Pero el Giro, que también había impuesto un veto al equipo kazajo, rectificó. Y Contador, el invitado sorpresa, acabó vestido de rosa. A su disposición estará un equipo temible, con dos ciclistas que en otras circunstancias serían jefes de filas: Andreas Kloden y Levi Leipheimer.

Sastre llega a esta cita sin presión. Su gran meta era París. Y la cruzó de amarillo. Colmó el sueño de una vida. Pero el líder del CSC es una garantía de regularidad en las grandes vueltas. A sus 33 años no quiere dejar pasar oportunidades.

El tercero en discordia es Alejandro Valverde. Quizás no llegue a jugar el papel de vencedor, pero puede ejercer de juez en una guerra en la que previsiblemente también estarán hombres como Mosquera, Damiano Cunego y Yaroslav Popovych. Los grandes ausentes serán Denis Menchov, vigente campeón, y Cadel Evans, que renunció por lesión.

La carrera comienza con una crono por equipos de 7,7 kilómetros. Las primeras diferencias importantes vendrán marcadas por otra contrarreloj, pero individual, la de 42 kilómetros que se disputará en la quinta etapa en Ciudad Real. Después llegarán los Pirineos, con La Rabassa y Pla de Beret. Asturias volverá a repartir cartas en la general con el mítico Anglirú y la etapa de Fuentes de Invierno. Y el último baile será en la cronoescalada de 17 kilómetros previa al paseo por Madrid.

Después de cuatro ediciones sin un vencedor español, la Vuelta tiene el terreno propicio y los corredores necesarios para volver a casa.