Gasol y Nadal, estrellas en la Villa

A las nueve y media ya vuelven de entrenar algunos atletas. El equipo de balonmano tuvo excursión por Pekín. Y los cracs se dejan fotografiar a cada paso


Nueve y media de la mañana. Perros adiestrados olfatean los vehículos que acceden a la Villa Olímpica, custodiada por el Ejército. Dentro, la vida sigue a otro ritmo. Acelerado también. Con entrenamientos, compras, paseos... Los maratonistas Chema Martínez y Sandra Aguilar vuelven de su paliza matinal porque después toca excursión a la Ciudad Prohibida y la Gran Muralla con el equipo de balonmano. También regresa ya Tommy Robredo, que se entrenó pronto, antes de desayunar.

«Aquí el ambiente es fantástico. Ayer estuve hablando con un chico muy majo. Al acabar, pregunto ''¿quién es este?''. Y me dicen que Carlos Sastre, y eso que seguí el Tour. Es encantador. Da gusto», explica José Manuel Berdonce, entrenador del boxeador Kelvin de las Nieves. El púgil entrena por el jardín con unos conos por el suelo. Por allí, delante de las oficinas del Comité Olímpico Español (COE) cruza Rafa Nadal solo, camino del desayuno.

Figuras accesibles

Cualquiera puede abordarle sin problemas, y el virtual número uno del tenis mundial atiende compromisos, fotos y brasas . Porque la seguridad en la Villa, tan protegida del exterior, ni se nota dentro, que no significa que no funcione. A la vista coordinan todo los solícitos voluntarios, que tampoco acceden apenas a las zonas de los apartamentos. Los de España, como vecinos de Corea, Japón, Francia, Italia y China.

Con Nadal, Pau Gasol es otro de los deportistas más reclamados. Viven cerca de otro fenómeno de la NBA, Nowitzki, que será el abanderado de Alemania en la ceremonia inaugural. Tiene cuatro entradas para ese acto el jefe de equipo de tiro olímpico, Domingo Plaza, que estuvo listo para comprarlas con meses de antelación al precio de 150 euros. Hoy, si se pudieran revender, costarían de 9.000 a 30.000 euros, según las cantidades que se manejan en Internet.

¿Qué tienen las manos gallegas? Es un misterio. Triunfan en la Villa Olímpica. El santiagués Pepe Casal es el preparador físico de la selección de baloncesto y pone a punto a Pau Gasol, Calderón, Rudy Fernández y compañía, que siguen haciendo piña como si fuesen equipo durante todo el año. Después de una hora larga de gimnasio junto a Joaquín Costa, Casal habla satisfecho de la espectacular preparación del equipo de Aíto García Reneses. Solo le marearon los problemas de Navarro en el tobillo, ya prácticamente superados gracias al trabajo de otro gallego, el coruñés Sergio Toba, fisioterapeuta de la selección.

Otro vigués en el básquet

De las chicas del básquet se encarga el vigués Domingo Salinas, fisioterapeuta que ya estuvo en dos Europeos y un Mundial. Y ahora tiene entre sus jugadoras a su paisana Tamara Abalde. Alba Cons, la recuperadora coruñesa que viaja con Mali, se multiplica. Ayer llegó a Pekín su fenómeno, el campeón mundial de taekuondo Daba Modibo Keita. Pero tuvo tiempo para compartir charlas sobre pilates en el billar con Nadal, y bromas con Garbajosa.

La familia española en la Villa crecerá hoy, cuando está prevista la ceremonia de izado de bandera en la zona internacional y la recepción de los Príncipes de Asturias en la Casa de España. Como cada noche, la jornada en la Villa termina con la charla alrededor del parque, el grupo de ordenadores portátiles en la zona wifi y la banda sonora habitual en la capital, la de las chicharras.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Gasol y Nadal, estrellas en la Villa