Sastre dedica el Tour a El Barraco y confirma que irá a la Vuelta para «hacerlo bien»

Efe

DEPORTES

30 jul 2008 . Actualizado a las 23:25 h.

El último ganador del Tour de Francia, Carlos Sastre, ha dedicado esta tarde a sus vecinos de El Barraco el maillot amarillo por su apoyo, a la vez que ha confirmado que acudirá a la próxima edición de la Vuelta Ciclista a España «para hacerlo bien».

El pueblo que le vio nacer deportivamente le ha recibido vestido de amarillo, ya que cientos de vecinos y visitantes, llegados de toda España, han comprado camisetas amarillas en las que podía leerse «¡Sastre campeón!», junto al logotipo de la «Grande Boucle».

Los balcones se han engalanado también con banderas de España, jerseys amarillos y todo tipo de pancartas en las que podía leerse «Aúpa campeón», «El Barraco felicita a Carlos Sastre Candil por su victoria en el Tour» o «Aquí estamos los dos, este pedazo de bici y yo. El Barraco contigo. Sastre campeón».

Si desde que se situó como líder del Tour durante la mítica etapa de Alpe d'Huez, esta localidad de 2.000 habitantes ha vivido con intensidad la carrera francesa, lo de hoy ha superado todas las celebraciones.

La locura se ha desatado cuando Sastre ha salido al balcón del Ayuntamiento con su hijo Yeray, y después ha paseado entre sus paisanos, los alumnos de la Fundación 'Víctor Sastre' y una treintena de integrantes de la Escuela Ciclista 'Francisco Pizarro', de Trujillo (Cáceres).

En el recorrido, el ganador de la ronda gala ha estado escoltado por decenas de reporteros gráficos, que también le han asediado a su llegada al Consistorio y durante una multitudinaria rueda de prensa en el Salón de Plenos.

En la mesa presidencial ha estado custodiado por el alcalde del Pueblo, José María Manso, el presidente de las Cortes de Castilla y León, José Manuel Fernández Santiago, el presidente de la Diputación provincial, Agustín González, y su padre, Víctor Sastre, entre otros.

Tras superar las dificultades derivadas de la altura de la silla y del corredor, al que apenas se le intuía tras una nube de micrófonos, Carlos Sastre se ha mostrado «feliz» por llegar al pueblo que le ha visto durante muchos años «sufrir sobre la bici». Durante la rueda de prensa se ha mostrado enamorado de este deporte: «El ciclismo me gustó, me gusta y espero que me guste toda mi vida».