El miedo escénico de Riazor atenaza al Madrid desde 1992


El 17 de octubre de 1998, Javier Irureta, hizo esta promesa premonitoria en su primera temporada como entrenador del Deportivo: «Quiero que Riazor se convierta en el Bernabéu del miedo escénico. Lo conseguiremos con el tiempo».

Vuelve el Real Madrid a A Coruña (sábado, 20 horas, ppv) bajo el signo de ese miedo escénico que preside sus visitas a territorio blanquiazul. Los merengues no han sido capaces de ganar en los últimos 15 partidos, y la última vez que lo lograron fue en la temporada 1991-92 (0-3), con el Dépor recién ascendido. Y en todo ese tiempo, tres lustros dorados de los blancos, el Madrid conquistó varias Ligas y tres Champions de la mano de futbolistas tan extraordinarios como Zidane o Ronaldo, que se diluyeron siempre ante el mayor empuje de los blanquiazules en Riazor.

Una de esas rutilantes estrellas, Roberto Carlos, decía en el año 2001 que al equipo que no quería ver «ni en pintura» era al Deportivo, mientras el también madridista Gica Hagi aseguraba ya en el Galatasaray que Riazor era «el estadio más espectacular y con la afición más caliente» que había visto en su carrera.

La promesa de Irureta era premonitoria, aunque no tanto, porque el Madrid siempre tuvo problemas en A Coruña. La primera victoria del Deportivo data del 26 de octubre de 1941: 1-0 con gol de Chacho para aquel equipazo de los Elícegui, Bienzobas o Acuña. Y la mayor paliza que se han llevado los blancos hay que buscarla en la temporada 1950-51, un rotundo 5-0, con tantos de Oswaldo, Corcuera, Franco y dos de Tino.

También pasaba por alto el ínclito Jabo la herencia que le habían dejado Arsenio y sus muchachos, que fueron quienes inauguraron el actual período de sequía del Madrid en Riazor. Todo se remonta al 3 de octubre de 1992, cuando Bebeto se mostró disconforme con el 0-2 con que los blancos dominaban el marcador en el minuto 25.

El brasileño recibió un gran pase de Aldana, regateó a Jaro y marcó para sus compañeros la senda de una remontada que completó él mismo. En el segundo volvió a driblar a Jaro, esta vez con el balón por un lado del portero y él por el otro, y en el tercero metió un gran centro que Rocha remató en propia meta. Aquella fue la primera de las 15 fiestas consecutivas que ha vivido una afición entregada de lleno a la causa blanquiazul y que este sábado volverá a llenar el estadio.

Desde aquella gesta del 92, la trayectoria ha sido imparable con diez victorias y cinco empates en quince partidos. Y ya en el año 95 decía La Voz de Galicia: «El miedo escénico, un término acuñado por Valdano en su época de futbolista, se ha vuelto en contra de su creador». En los seis últimos duelos, el Madrid solo ha sido capaz de marcar un gol y de firmar un empate a cero.

En cuanto a los goleadores, Bebeto es el máximo realizador en casa desde el ascenso, con cinco tantos que les metió en dos partidos. Le siguen con cuatro Fran y Turu Flores.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

El miedo escénico de Riazor atenaza al Madrid desde 1992