Irureta se propone mantener la capacidad ofensiva del Zaragoza


Trece meses después de haber abandonado el Betis, Javier Irureta ya ha regresado a Primera División. Ayer fue presentado como nuevo entrenador del Real Zaragoza, así que en un par de semanas superará a Miguel Muñoz y se convertirá en el segundo técnico que más partidos habrá dirigido en la historia de Primera, solo por detrás de su amigo Luis Aragonés. Irureta, que firmó como nuevo técnico del Zaragoza tras la dimisión de Ander Garitano, ya dirigió ayer el primer entrenamiento con el equipo.

En su presentación como responsable del banquillo aragonés, Irureta insistió en varias ocasiones en que su objetivo era dotar al equipo de un «mayor equilibrio» y «mejorar domingo a domingo», para estar «más arriba» en la tabla de clasificación. También afirmó que la plantilla tiene «potencial para tirar para arriba esta temporada».

Potencial goleador

El técnico vasco expresó su intención de mantener la capacidad ofensiva del equipo, si bien subrayó la necesidad de dotarlo de un mayor equilibrio, que en su opinión hasta ahora no ha existido. Javier Irureta, de 59 años, reconoció que desconocía en qué situación se va a encontrar al equipo, pero ensalzó el potencial goleador de la plantilla, aunque apuntó la necesidad de mejorar otros aspectos, como el trabajo físico, para lograr una «trayectoria ascendente».

«El equipo es muy interesante» y tiene «datos esperanzadores», afirmó después de reconocer que esta temporada solo ha visto unos cuantos partidos del Real Zaragoza por televisión. Admitió que se trata de una plantilla poco acostumbrada a sufrir, pero con potencial para salir adelante del difícil momento en el que se encuentra.

Preguntado por la situación del jugador argentino D'Alessandro, al que se señala como responsable de la dimisión de Garitano, respondió que «será como uno más, pero habrá que ver su evolución, cómo asimila el trabajo y cuál es su relación con el resto de compañeros».

El presidente del Zaragoza explicó que el club ha optado por la contratación de Javier Irureta por su «capacidad de trabajo, trayectoria, experiencia y calidad humana». Además agradeció al nuevo entrenador «la rapidez en su disponibilidad para solucionar esta situación inesperada» tras la marcha de Ander Garitano, quien abandonó el cargo, según el presidente, por motivos «estrictamente personales» tras permanecer apenas una semana como entrenador del primer equipo del club aragonés.

Un paso adelante

El ex entrenador del Deportivo y del Real Betis, entre otros equipos, reconoció que este contrato es «un paso adelante y motivo de ilusión» tras un año sin entrenar, si bien remarcó que en este tiempo ha recibido otras propuestas que «por unas razones u otras no han cuajado». En cambio, añadió, decidió aceptar la oferta del Real Zaragoza al considerarla una «propuesta interesante», ya que considera al club maño como uno de los grandes y con una buena afición.

Irureta entrenará hasta final de temporal al Real Zaragoza después de que lo hayan hecho Víctor Fernández y Ander Garitano, una situación que para el técnico vasco es nueva, admitió. En este sentido, lamentó la marcha de sus antecesores en el banquillo con los que dijo tener una «gran relación».

Respecto a la duración de su contrato, solo hasta final de temporada, dijo que esa fue la oferta del club, aunque recordó que en su trayectoria, siempre ha preferido ir año a año, para «evitar hipotecas», tanto para él como para el club.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Irureta se propone mantener la capacidad ofensiva del Zaragoza