Inglaterra, fuera de la Eurocopa tras caer en Wembley ante Croacia

Agencias

DEPORTES

22 nov 2007 . Actualizado a las 02:00 h.

Primero fue la selección de rugbi. Después Lewis Hamilton. Ahora, el drama para Inglaterra es el fútbol. Los pross, que solo necesitaban sumar un punto en la última jornada cayeron en Wembley contra Croacia (2-3). Mientras, Rusia vencía a Andorra a domicilio y se garantizaba el pase. Las otras tres plazas que quedaban vacantes para el torneo se las llevaron Turquía, Suecia y Portugal.

A los ingleses les bastaba con el empate ante los croatas, que no se jugaban nada. Pero el partido condensó la histeria vivida por el combinado de Steve McClaren. Inglaterra fue devorada por la urgencia. «No hay excusas», había afirmado McClaren. Y bajo el paraguas de lo inevitable, el propio McClaren había decidido barrer de su portería al discutido Robinson para situar al joven de Scott Carson, de 22 años, prácticamente inédito. Y en el minuto 8 Carson cometió un error monumental que propició el 0-1.

Poco después, en el minuto 13, un terrible fallo marcaje de cuatro defensas ingleses dio lugar al 0-2 para los croatas.

Con Inglaterra incapaz de hacer una ocasión clara y con un peligro más virtual en las gradas que real, llegaron las noticias del gol de Sychev en Andorra. Inglaterra ya era tercera y estaba fuera.

McClaren reaccionó tras el descanso e introdujo a David Beckham por Shaun Wright-Phillips, uno de los pocos que se salvó de la quema en el primer acto, y a Defoe por Barry.

Simunic dio una oportunidad a los ingleses. El central croata agarró a Defoe dentro del área para que Lampard pusiera el 1-2 de penalti.

Con los croatas más cerca del tercero apareció Beckham. Suyo fue un balón perfecto para Crouch. El delantero controló con el pecho, al borde del área pequeña, y marcó de volea el 2-2. Todo Wembley se puso a cantar el himno nacional.

Pero a 15 minutos para el final Croacia certificó la tragedia con un gol de Mladen Patric. Carson rozó la gloria y la parada pero su estirada no sirvió para evitar el 2-3 y el drama de Inglaterra.

Igualada lusa sin goles

La selección portuguesa empató con Finlandia (0-0) y logró el pase en un partido en el que el conjunto local disfrutó de una clara superioridad, aunque no pudo traducirla en goles. El cuadro luso entró bien en el partido y creó algunas buenas ocasiones ante la portería finesa, pero no consiguió concretar ninguna y conseguir así la tranquilidad que necesitaba para encarar el resto del partido. Poco a poco, el cuadro local bajó el ritmo y Finlandia adquirió mayor presencia. Scolari no quería muchas sorpresas en el campo y optó por un esquema más defensivo, dejando en el banquillo a Simão y poniendo en el centro del campo al defensa Fernando Meira, que dejó su lugar en la zaga al madridista Pepe.

En la segunda mitad y bajo una intensa lluvia, Cristiano Ronaldo se echó el equipo a la espalda. Sin embargo, no era la noche de marcar, sino de sufrir para conseguir en el último instante una plaza en la Eurocopa.

En el mismo grupo, la Serbia de Javier Clemente no pasó del empate (2-2) frente a Polonia.

Nihat dio el pase a los turcos

Turquía logró el pasaporte para el torneo continental gracias a su victoria ante Bosnia por 1-0 en el estadio Ali Sami Yen de Estambul. Nihat marcó el tanto que le dio el triunfo a su selección. Los turcos estaban obligados a ganar para lograr el pase, ya que Noruega, su contrincante en la lucha por la segunda plaza del grupo C, se impuso a Malta por 4-1 con un hat trick de Steffen Iversen en los primeros cuarenta y cinco minutos. Con estos resultados, Turquía acabó con 24 puntos y uno de ventaja sobre Noruega. Grecia, actual campeona de Europa, celebró su primer puesto con una victoria por 2-1 en Hungría.