El Zaragoza supera la rabia de Adúriz

Redacción digital | Efe

DEPORTES

El ariete vasco anota tres goles estériles en la lucha por la permanencia del Athletic.

20 may 2007 . Actualizado a las 07:00 h.

El Real Zaragoza, gracias a la victoria sobre el Athlétic de Bilbao, deja a tiro de piedra su clasificación para la Copa de la UEFA, mientras que el conjunto vasco deberá seguir sufriendo para intentar mantener la categoría. El equipo zaragozano, que en los últimos tiempos había sufrido para ganar y encontrar el camino del gol, se dio un festín con el Athlétic en el primer periodo, marcándole cuatro tantos que parecían dejar sentenciada la contienda, pero el equipo visitante rompió el guión previsible tras el descanso y después de acortar distancias hasta el 4-3 hizo vivir un final emocionante al público de La Romareda. El conjunto vizcaíno, gracias a su presión desde el pitido inicial, dominó el juego los primeros minutos robando balones y saliendo con velocidad a la contra frente a un Real Zaragoza que no sabía como perforar el sistema de contención del conjunto de Mané. Fruto de esa velocidad los bilbaínos forzaron una falta en la misma corona del área zaragocista en el minuto 10, que lanzó Luis Prieto y que César conjuró con ciertos apuros. Sin embargo, la sensación de peligro que emanaba de las contras del Athlétic apenas duró un cuarto de hora, el tiempo que necesitó Diego Milito para romper su sequía goleadora en medio de la lluvia y que duraba cinco encuentros. El goleador argentino abrió el marcador, en el minuto 16, y tres después era el lateral uruguayo Carlos Diogo el que con un disparo raso hizo subir el segundo al marcador de los propietarios del terreno. Un Zaragoza que últimamente tenía problemas para marcar anotó frente a los leones dos goles, en apenas 20 minutos, y con un cien por cien de efectividad: dos disparos, dos tantos. El segundo gol hizo daño a la ya de por sí frágil moral del conjunto foráneo, que volvió a pasar por dos situaciones comprometidas que solventó bien Daniel Aranzubia, aunque tuvo la fortuna y la pericia, en el minuto 36, para convertir un error del central zaragocista Sergio Fernández en el 2-1 gracias a Aritz Adúriz. El gol abrió un partido que parecía cerrado, y más cuando al minuto siguiente se volvió a repetir una jugada calcada con los mismos protagonistas y que acabó con el delantero vasco en el suelo y reclamando penalti. Sin embargo, los locales parecían haberle tomado la medida a su rival y en la jugada siguiente pusieron el 3-1, gracias a Sergio García, para hacer subir el cuarto en tiempo de prolongación con un gol en propia puerta de Ander Murillo tras un saque de córner. El segundo tiempo comenzó con un Zaragoza que tuvo oportunidades en los primeros minutos para haber aumentado su ventaja pero al que le faltó el acierto de la primera parte. El Athlétic, después de estos primeros instantes de agobio recuperó la compostura y se fue hacia adelante porque era lo único que le quedaba para intentar cambiarle la cara al encuentro. La porfía del conjunto rojiblanco tuvo su premio cuando en el minuto 71 César cometía penalti sobre Joseba Etxeberria, que marcó Adúriz, y cuando, siete minutos después, el propio Adúriz marcaba su tercer tanto de la noche y hacía soñar con algo que pocos minutos antes parecía una utopía, empatar. Sin embargo, el equipo de Víctor Fernández resistió bien el agobio de los balones colgados sobre su área y acabó logrando un victoria que le acerca a Europa. Ficha técnica: 4 - R. Zaragoza: César; Diogo, Sergio Fernández, Gabriel Milito, Juanfran; D'Alessandro (Lafita, min.72), Zapater, Movilla, Aimar (Celades, min.93); Sergio García (Longás, min.81) y Diego Milito. 3 - Athlétic de Bilbao: Aranzubia; Expósito, Luis Prieto, Sarriegi, Amorebieta (Javi González, min.46); Murillo; Iraola, Yeste, Gabilondo (Llorente, min.83); Javi Martínez (Etxeberria, min.56) y Adúriz. Goles: 1-0. min.16. Diego Milito; 2-0. min.19. Diogo; 2-1. min.36. Adúriz; 3-1. min.37. Sergio García; 4-1. min.45+. Murillo, en propia puerta; 4-2. min.71. Adúriz, de penalti; 4-3. min.78. Adúriz.