El Tau Vitoria busca el refrendo europeo a su proyecto

La Voz D. R. | MOSCÚ

DEPORTES

El CSKA, anfritrión, rival del equipo español en la primera semifinal

05 may 2005 . Actualizado a las 07:00 h.

El Tau de Vitoria encara esta tarde ( 19.40 h, Canal Plus y Canal + Deporte 2 ) en el pabellón Olímpico de Moscú la cita más importante de su historia, su primera Final Four de la Euroliga y el refrendo internacional de un club que ya tiene en su palmarés la Liga ACB y la Copa del Rey. Aparentemente, todo está en contra del equipo español. Hasta la historia. En todas las Final Four que se han celebrado, el debutante nunca ha ganado la Euroliga. Además, se va a medir este viernes en las semifinales al equipo anfitrión (el CSKA) y uno de los más ricos de Europa, con un equipo hecho a golpe de talonario. Si el Tau logra superar el primer escollo, en la final se medirá a uno de los últimos campeones de la competición, Maccabi o Panathinaikos, que se enfrentan en la otra semifinal. Una misión que a priori parece imposible, pero que los vitorianos ven factible sobre todo si se muestran duros en el apartado defensivo. «Este tipo de partidos se ganan por defensa», manifestó el técnico baskonista, Dusko Ivanovic, antes de partir hacia Moscú. En la capital rusa, el TAU se enfrentará al mejor equipo de la Euroliga esta temporada, el CSKA. El antiguo equipo del Ejército rojo es un amalgama de grandes jugadores, fichados con dólares gracias a la red de Abramovich. Tres americanos, dos griegos, un letón y un danés forman la base de este equipo, rodeado por jóvenes de la cantera y dirigidos con mano de hierro por el maestro Dusan Ivkovic. Curiosamente, tres de los cuatro equipos de la Final Four están dirigidos por serbios y montenegrinos: el mencionado Ivkovic, Obradovic (Panathinaikos) e Ivanovic (Tau). Marcus Brown, Antonio Granger y Holden forman la tripleta norteamericana del CSKA, aunque este último está nacionalizado ruso. Brown es el encargado de la parte anotadora y de llevar la manija del equipo. Además, no rechaza el balón en los momentos decisivos y es muy regular en sus lanzamientos (48,2% en tiros de dos y 83,9% en tiros libres). Ha promediado 15.9 puntos y 31 minutos en la cancha. Junto a los americanos, Muursepp y Andersen completan el quinteto tipo del CSKA. Entre los dos promedian 10 rebotes y 20 puntos por partido, y su altura intimida a los contrarios: 212 centímetros del australiano y 207 del estonio. El cinco lo completan dos griegos. Dikoudis, que pone la calidad interior, y Papaloukas, el carácter y el mejor defensor de equipo.