La UEFA suspende a José Mourinho por dos partidos

La Voz COLPISA | NYON

DEPORTES

Sanciona al técnico por su comportamiento en Barcelona

31 mar 2005 . Actualizado a las 07:00 h.

La Unión Europea de Fútbol (UEFA) sancionó ayer con dos partidos de suspensión al entrenador del Chelsea, José Mourinho, y multó al club inglés y al técnico portugués con 50.000 y 13.000 euros, respectivamente, por sus falsas acusaciones contra el árbitro Anders Frisk y conducta inapropiada ante el Barcelona en el Camp Nou. El duelo de octavos de final de la Liga de Campeones entre el Barcelona y el Chelsea estuvo repleto de incidentes. Tras el partido de ida celebrado el pasado 23 de febrero en el Camp Nou, Mourinho aseguró haber visto al entrenador azulgrana, Frank Rijkaard, hablando con el árbitro Anders Frisk durante el descanso. Dos días después del partido de vuelta en Londres, Frisk anunció que dejaba el arbitraje tras haber recibido amenazas de muerte por teléfono, supuestamente de seguidores del conjunto de Abramovich. Incluso en el choque de vuelta disputado en Stamford Bridge (8 de marzo), el jugador camerunés del Barcelona Samuel Eto'o denunció que había sido insultado por un miembro de las fuerzas de seguridad, quien le había llamado mono. Infundadas declaraciones La UEFA inició el 21 de marzo un procedimiento disciplinario contra Mourinho por realizar falsas declaraciones. Tras estudiar las alegaciones del club inglés y después de la investigación realizada, la institución criticó al Chelsea por la difusión «de estas erróneas e infundadas declaraciones», con las que se creó «deliberadamente un ambiente envenenado y negativo entre los equipos y puso presión sobre los árbitros», hizo pública su decisión. La suspensión impedirá a Mourinho sentarse en el banquillo de su equipo en la próxima eliminatoria de cuartos de final de la Liga de Campeones frente al Bayern de Múnich, ni siquiera entrar en los vestuarios para hablar con sus jugadores durante los dos partidos de sanción. El director del Chelsea, Bruce Buck, adelantó que la entidad no planea apelar la sanción. «Querríamos dejar atrás este incidente, y lo más probable es que decidamos no apelar la sentencia», dijo Buck a la cadena de televisión Sky , aunque admitió que el Chelsea aguardará la resolución del Comité de Control y Disciplina de la UEFA por escrito para proceder a un análisis detallado. Además de Mourinho, fueron amonestados por la UEFA su ayudante Steve Clarke -a quien el propio técnico luso había señalado como quien presenció el momento en el que Frank Rijkaard hablaba con el árbitro- y el oficial de seguridad Les Miles, por realizar falsas declaraciones.