El juez da a Castrillón el triunfo del Rally de Noia del 2001

La organización había descalificado al piloto por la falta de un papel


redacción

Por tercera vez en tres años, la Justicia ha dado la razón al piloto Germán Castrillón y a la copiloto Estrella Castrillón en su pleito con la escudería organizadora del Rally de Noia de abril del 2001. Ese año, el dúo de Cabanas fue el más rápido, y con diferencia, en la prueba del campeonato gallego, pero la escudería Berberecho descalificó el Mitsubishi de los Castrillón por la falta de una hoja en el carnet de ruta de Estrella, pese a habérselo notificado al primer comisario y a demostrar haber pasado por todas las zonas de control.En septiembre de ese mismo año, el tribunal de apelación de la federación gallega de automovilismo falló en favor del piloto. «El simple hecho de que por la ausencia de parte del carnet de ruta algunas de las marcas se hiciesen en la hoja de otro sector y en el reverso de la carátula del carnet, no invalida la realidad objetiva que queda reflejada en el citado documento», exponía en su tercer fundamento jurídico. «Lo fundamental es que en el carnet de ruta estén las marcas que justifican el paso por los diversos controles y, en este caso, así sucede», añadía. Con esta argumentación, el tribunal de la federación decidió fallar en favor del piloto, «por lo que la exclusión del vehículo número uno, conducido por D. Germán Castrillón Permuy, se deja sin efecto», con lo que obligó a la federación gallega de automovilismo a rehacer la clasificación definitiva de la prueba. Pese al contundente expediente del tribunal de apelación, la escudería Berberecho no otorgó el dinero del premio ni el trofeo al piloto ganador, con lo que éste se vio obligado a acudir a la justicia ordinaria. Así, a principios de este año, el juzgado de primera instancia de Noia número 2 declaró en su parte dispositiva: «Debo condenar y condeno a la demandada (escudería Berberecho) a entregar a los actores un premio en metálico de 1.202,02 euros y dos trofeos para piloto y copiloto consistentes en dos berberechos de plata como primer clasificado general y un premio de 120,20 euros y un trofeo por ser el primero de la clase 9 grupo A, más los intereses que tales cantidades devenguen desde el día 22 de abril de 2001, así como el pago de las costas devengadas en el procedimiento». La escudería de Noia hizo entonces uso del recurso de apelación ante la Audiencia Provincial pero, nuevamente, esta instancia ha vuelto ahora a fallar en su contra. «No apreciamos error en la valoración y conclusiones fácticas y jurídicas reflejadas en la sentencia apelada», reza en sus fundamentos jurídicos. «Desestimamos el recurso de apelación y confirmamos la sentencia apelada, con imposición a la parte apelante de las costas de la alzada», concluye el fallo de la Audiencia Provincial.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El juez da a Castrillón el triunfo del Rally de Noia del 2001