Emiliano González Toro: «Buscamos reflexionar sobre cómo se hacía esta música en su época»

hugo álvarez domínguez

CULTURA

El tenor chileno Emiliano González Toro.
El tenor chileno Emiliano González Toro. Michal Novak

El tenor chileno dirige y canta este lunes en A Coruña el «Il ritorno d'Ulisse in patria» de Monteverdi

27 nov 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

Emiliano González Toro, tenor chileno nacido en Suiza y referencia en el Barroco, fundó en el 2018 el ensemble I Gemelli con su esposa, Mathilde Etienne. En pocos años se han posicionado como un grupo de primer nivel. Este lunes (Teatro Colón, 19 horas) interpretan Il ritorno d'Ulisse in patria, de Claudio Monteverdi, que se escucha por primera vez en Galicia dentro de la temporada de Amigos de la Ópera. Es la primera parada española de una gira mundial en la que González Toro asume la dirección y el rol titular.

—¿Por qué formar I Gemelli?

—Tras más de 20 años de carrera cantando barroco necesité tener mayor responsabilidad. Me encanta la música, pero la había trabajado tanto con otros que necesitaba involucrarme mucho más en el proceso de producción y dirección. Conocí a mi mujer, Mathilde Etienne, hicimos cosas juntos y de esa energía surgieron las ganas de montar nuestro proyecto. Para dos personas con tantos años de carrera era necesario dar valor a lo que hacemos: crear un grupo con gente a la que admiramos y músicos con los que nos entendemos muy bien, haciendo las cosas como nos gusta.

—Aquí canta y dirige.

—Aunque asumir las dos facetas no es lo más frecuente, otros colegas lo han hecho (Nathalie Stutzmann, Barbara Hannigan, Philippe Jaroussky...). Históricamente es cercano a la realidad de aquel tiempo. En el siglo XVII el director no existía como tal. Todos eran cantantes y cantaban en sus producciones. Intentamos retomar eso: que el cantante dirija mientras canta; y que no sea alguien con un instrumento vertical (como un clave) quien dirija esta música completamente horizontal. Al cantar el rol principal trabajo a fondo en mi parte; pero, además, trabajamos en el tactus (la pulsación). Tenemos un coach de italiano para la pronunciación. Esto nos da una forma de cantar y decir el texto muy natural. Mathilde y yo preparamos vídeos y audios con las partes de cada cantante y en base a eso les explicamos qué queremos a nivel rítmico, melódico... Al empezar a ensayar todos han trabajado su papel y eso crea un camino común de trabajo. Hasta el continuo trabaja con nuestro coach en la prosodia: si sabe acompañar un texto porque conoce su ritmo es más fácil entendernos. Y yo, como cantante, puedo dar ejemplos: no solo pedir algo, sino también mostrarlo.

—¿Cómo se acercan a Monteverdi?

—Si uno analiza la partitura, ve que Monteverdi da muchas pistas (cómo cantar, cómo decir, qué instrumentos usar...). Es fácil respetar el deseo del autor en base a la partitura. Algunos deciden no respetar estos criterios tan escrupulosamente y tienen derecho; pero no es nuestra filosofía. Queremos hacer el Ulisse de Monteverdi interpretado por I Gemelli, no el Ulisse de González Toro. Es fundamental cuidar el texto. Para que salga natural y se entienda, debe tener el espacio necesario y respetarse el ritmo de cada nota. Solo así alcanzas esa sensación de que todo fluye. Para llegar ahí hay mucho trabajo detrás. Buscamos reflexionar sobre cómo se hacía esta música en su época y entender cómo decir el texto. El concepto de recitar cantando era tan importante para el teatro y la música que es natural trabajar el texto en profundidad con Monteverdi y sus contemporáneos.

—¿Qué hace especial «Il ritorno d'Ulisse in patria»?

—Hay hasta 9 tenores en el reparto, 7 en el concierto. Además, comparada con otras óperas de Monteverdi, Ulisse ofrece una suerte de commedia dell'arte. Hay dioses, villanos, bufones... Hay comedia, humor, amor, ritmo... Se dice que Ulisse es larga y a veces aburrida; pero en realidad es muy divertida, diversa, con ritmo y alegría. Hacemos una versión semiescénica pero nos conocemos tan bien que todos cantan de memoria y actúan. Hay acción, efectos especiales... Será algo vivo y enérgico.

—¿Hasta dónde llegará I Gemelli?

—Mi esposa y yo no podríamos llegar hasta donde hemos llegado el uno sin el otro. Es un trabajo de gemelos. Con la grabación de Ulisse recibimos ya varios premios en España y Francia. Trabajamos en proyectos que nos gusten. Abordamos el siglo XVII, pero vamos más allá: el año que viene grabaremos un disco sobre Mozart junto a Lauranne Oliva, soprano que acaba de ganar el Paris Opera Competition y el Voix Nouvelles en Francia. También trabajaremos Vivaldi, Lully... En España debutamos el pasado septiembre y ahora estamos felices de llevar nuestro trabajo a lugares como la temporada de A Coruña o el Teatro Real de Madrid.