«Vernon Subutex»: el ocaso de una generación para la que el rock lo fue todo

CULTURA

.

La serie que se puede ver en Filmin, y en la que muchos han visto una respuesta gala a «Alta Fidelidad», retrata la decadencia del antiguo propietario de una tienda de discos en París

13 abr 2022 . Actualizado a las 09:15 h.

Aunque ha demostrado tener más vidas que un gato, el rock como estilo musical y filosofía de vida parece estar condenado. No tanto porque, superado el sarampión juvenil, sus militantes lo abandonen, sino por la falta de relevo de una generación para la cual el sonido de la frustración urbana ya no se canaliza con guitarras eléctricas. Los otrora príncipes roqueros se encuentran más allá de los 40 debatiéndose entre la decadencia del que sigue erre que erre, el aburguesamiento y la asunción de una vida lejana a aquel peligro y excitación.

Vernon Subutex, el personaje que da nombre a la serie, pertenece al primer grupo. Antiguo propietario de Revolver, tienda de discos legendaria en París, vio como los nuevos modos de consumo destruyeron su imperio de vinilos y desenfreno. Arruinado sin aceptarlo y convertido en un paria a la deriva, no tiene más pertenencias que unos elepés incunables. Inicia un vagabundeo aquí y allá donde la puntual chispa de su pasado se las tiene que ver con un grupo de amigos que se han acomodado y para los cuales el rock ha quedado en el compartimento de la juventud.

La serie, en la que muchos han visto una respuesta europea al filme Alta Fidelidad (2000), está basada en el superventas de Virginie Despentes. En ella, Romain Duris, el actor que da vida al protagonista, está soberbio dentro de su papel de canallita carismático. Su sonrisa parece un eterno salvoconducto para todo. Sin pretenderlo, se ve envuelto en una trama de misterio, chantajes y delirio. Capaz, en cuestión de horas, de brindar con champán en fiestas esnobs de la alta sociedad y terminar durmiendo en la calle, el periplo vital engancha en nueve capítulos que bien podrían tomarse como el acta de defunción de un modo de ver la música y la vida. Salvo por un final un tanto incomprensible, una serie muy notable.