Agustín Fernández Mallo: «El amor no todo lo vale, ni todo lo puede ni todo lo justifica»

CULTURA

El escritor Agustín Fernández Mallo (A Coruña, 1967).
El escritor Agustín Fernández Mallo (A Coruña, 1967). Iván Giménez

El autor gallego publica «El libro de todos los amores», una fascinante novela en la que mezcla estilos y géneros

02 mar 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Agustín Fernández Mallo (A Coruña, 1967) es uno de los escritores españoles más innovadores e interesantes desde que acuñó el término poesía pospoética y, sobre todo, el proyecto Nocilla. Ahora publica El libro de todos los amores (Seix Barral), que, según el autor, es una especie de «enciclopedia personal de microamores, de pequeños amores; no es un intento de hacer un catálogo antropológico del amor». El escritor gallego presentará su nueva novela este jueves 3 de marzo, a las 19.30 horas, en la Fundación Luis Seoane, en A Coruña, dentro del ciclo literario Somos o que lemos, donde conversará con el periodista Miguel Giráldez y con Javier Pintor, coordinador del programa. En la novela, el mundo, tal como lo conocemos, se encamina a su final, mientras una escritora trabaja en un ensayo sobre el amor en Venecia, donde está con su pareja, un profesor de latín. Son los elegidos para erigir un nuevo mundo.

—¿Cómo eligió los pequeños ensayos filosóficos que escribe la protagonista y componen la columna vertebral del libro?

—Me eligieron a mí. No surgen de una elección, sino de mi cotidianidad, fijarme en algo y ver que de repente ahí puedo hablar del amor. Esa es la mirada poética precisamente, no buscar sino esperar a que las cosas te digan. Es sacar de quicio las cosas, en el buen sentido de la palabra, verlas tangencialmente para introducir el concepto de amor cuando me ha parecido que era susceptible de hacerlo. Amor es una palabra tan polisémica, tan contaminada y atravesada de otra serie de conceptos que nunca sabemos de verdad lo que es. Por amor al prójimo se han hecho las mayores barbaridades de la humanidad, pero también las mejores cosas.

—Se ha calificado su novela como filosófica, pero también reúne elementos de géneros como el terror, la ciencia ficción, la distopía, el misterio, el juego del lenguaje, la poesía, el ensayo... en suma, un festín literario.