Tanxugueiras y Rigoberta Bandini: los últimos iconos del nuevo pop femenino

Javier Becerra
javier becerra REDACCIÓN / LA VOZ

CULTURA

Tanxugueiras y Rigoberta Bandini en su actuación en el Benidorm Fest
Tanxugueiras y Rigoberta Bandini en su actuación en el Benidorm Fest Manuel Lorenzo (EFE)RTVE

El Benidorm Fest constató que la música española asiste a una renovación argumental protagonizada, en gran medida, por mujeres. Artistas como Zahara, Amaral o Vega radiografían con sus canciones la sociedad y llevan a sus estribillos temas tabú que rara vez habían florecido en ese contexto

05 feb 2022 . Actualizado a las 18:27 h.

La música que capta la esencia de un momento en los últimos tiempos tiene un claro protagonismo femenino. El Benidorm Fest lo ha vuelto a demostrar. Tanto Tanxugueiras como Rigoberta Bandini han llevado al formato de la canción pensamientos, debates y emociones que flotan en el ambiente. Se suman a otros ejemplos de una tendencia que demuestra dos cosas. Primero, el incremento de voces femeninas en el panorama musical. Y segundo, el diferente punto de vista que florece cuando esas gargantas de mujer cantan (y ocasionalmente gritan, como hacen las gallegas). En muchos casos aflorando temas tabú y oscuras cuestiones que toman luz en un estribillo. Estos son algunas de esas piezas.

TANXUGUEIRAS: «Terra» (2021). El tema —la reivindicación de la diversidad y las raíces en un mundo sin fronteras— no es nuevo, pero sí el modo de hacerlo. Oportuna en un momento en el que se cuestionan los logros culturales en lenguas cooficiales y subrayando la necesidad de ir de la mano («Compañeiriña leal, compañeiriña leal», cantan) han llevado la cuestión al prime time sentenciado: «Aí veñen, aí veñen, veñen pra quedar».

RIGOBERTA BANDINI: «Ay mamá» (2021). Si Perra apelaba a la reapropiación del insulto para darle totalmente la vuelta y quitarle toda la carga peyorativa, con la pieza llevada al Benidorm Fest se marcó un homenaje pop a las madres y los cuidados. Una frase que bien podría terminar en una pancarta: «No sé por qué dan tanto miedo nuestras tetas». Lo mismo vale para los que se escandalizan al ver amamantar a bebé en una cafetería que para los que se asustan con el empuje de las mujeres en el siglo XXI. 

ZAHARA: «Merichane» (2021). Basada en su propia experiencia —ese nombre, el de la prostituta del pueblo de Zahara, fue el apodo que recibió de adolescente—, esta canción cortó la respiración de miles de personas. Un cóctel de abusos sexuales, violación, humillaciones, intentos de suicido, bulimia y miedo se da cita en un tema con versos que duelen: «Yo estaba entre las sábanas ásperas del verano /Dejando de ser quién había soñado», canta la artista. Cuando se estrenó se produjo una catarata de adhesiones en las redes sociales con el hashtag #yoestabaallí donde otras mujeres contaban situaciones similares.

AMARAL: «Peces de colores» (2019). La historia de Gabriel Delgado, el chico trans de Calatayud que logró que le cambiasen el nombre en el DNI tras una campaña de 300.000 firmas en change.org inspiró este tema de Amaral, previo a la reforma de la ley trans. «Si tú sintieras el poder de mi interior / Si comprendieras el lenguaje de mi cuerpo/ No marcarían más mis horas tu reloj / Ni detendrías lo que no tiene remedio», interpreta Eva en el tema. Se metió en los sentimientos de aquel chico cuya lucha es un símbolo de la igualdad en la actualidad.

ROZALÉN: «La puerta violeta» (2017). Se trata de uno de los himnos de los multitudinarios 8M previos a la pandemia. En cierto modo, en esta composición se condensan los anhelos de la última oleada feminista que se echó a las calles tras pasar por esa puerta que cambia el modo de estar en el mundo. «Amanecí en un prado verde muy lejos de aquí/ Corrí, grité, reí/ Sé lo que no quiero/ Ahora estoy a salvo» son versos que miles de chicas llevan grabados desde entonces en sus corazones.

GUADI GALEGO: «Matriarcas» (2014). En su primer disco la artista de Cedeira trató el tema de los cuidados, rindiendo homenaje a toda una serie de mujeres que se encargaron de ella y le permitieron ser lo que es en la actualidad. «Abriron portas para que nosoutras poderamos vivir así. Eran verdadeiras feministas», explicaba en una entrevista en La Voz. En el tema lo canta así: «Nós aleitadoras, nós conquistadoras /brillantes activistas da vida cotiá».

VEGA: «Bipolar» (2021). Otra confesión que conecta con un tema de total actualidad. Se trata de uno de los adelantos del próximo disco de la artista cordobesa, Mirlo blanco. Aborda el problema de la salud mental. El trastorno que da título al tema lo sufre ella misma. Lo trasladó a una canción, haciendo valer el carácter terapéutico de la música. «Lograré encontrar un lugar para las dos /donde pueda convivir con mi peor versión», dice con la emoción desbordada.

GATA CATTANA: «Lisístrata» (2012). Retrato rabioso de la violencia callada a la que están sometidas en muchas ocasiones las mujeres («Déjame ser otra cosa que no sea un cuerpo / déjame de follarme con los ojos ya de paso / cuando paso por la calle, sola en todo momento»), este tema es todo un símbolo. Su muerte a los 26 años incrementó el mito de la rapera llamada a suceder a La Mala Rodríguez.

GINEBRAS: «La típica canción» (2019). En un orden más ligero y con el tono desenfadado de este grupo con presencia gallega (Magüi, su cantante, es de Sada), abordaron algo muy común en los últimos tiempos: el cuestionamiento de muchas ideas sobre lo que es música de calidad y lo que no. «Está sonando la típica canción que ayer / No te gustaba y ahora presumes, puede ser / Que hayas cambiado», reza el tema con humor.