Brais Rodríguez entra en el Prado

m. x. blanco RIBEIRA / LA VOZ

CULTURA

El dibujante boirense Brais Rodríguez -que viajará becado a Roma el año próximo para desarrollar su proyecto creativo «StillLife»-, flanqueado por dos láminas del fanzine que realizó por encargo para el museo del Prado.
El dibujante boirense Brais Rodríguez -que viajará becado a Roma el año próximo para desarrollar su proyecto creativo «StillLife»-, flanqueado por dos láminas del fanzine que realizó por encargo para el museo del Prado.

El dibujante reflexiona en un fanzine para el museo sobre el valor de las imágenes

21 dic 2021 . Actualizado a las 19:35 h.

Lleva dos decenios tratando de abrirse camino en el mundo de la ilustración, autoeditando buena parte de sus historias a través de la serie Carne líquida. Hace tres años, una de las principales líneas de trabajo de Brais Rodríguez Verde (Boiro, 1980), consistente en la manipulación de grabados y la aplicación de la técnica del colaje, llamó la atención de los responsables del Museo Nacional del Prado y fraguó una colaboración que ha derivado en el lanzamiento del fanzine La era de las imágenes desaparecidas.

La obra tiene como punto de partida el Álbum de estampas como modelos para el aprendizaje artístico, reunidas por Juan Clemente Brignardelli, 114 páginas de gran formato que reúnen adheridas 420 estampas. El libro, del siglo XIX y que perteneció a un profesor de dibujo, fue adquirido por el museo en el 2017 a Caylus Anticuario. Rodríguez hiló su propia historia, jugando con el deterioro, por su uso diario, de las estampas: «A través da manipulación dixital dos gravados que aparecen no libro, xogo coa idea da distorsión ata a desaparición desas representacións iniciais, como se fora unha pandemia que afecta ás imaxes».

El creador barbanzano asegura que en el momento en el que recibió las reproducciones de las hojas del Álbum de Brignardelli supo cuál era el enfoque que daría a su trabajo: «É un libro antigo e presenta polo tanto varias manchas propias do paso do tempo e tamén se poden ver as follas gastadas. Quixen imaxinar o que pasaría se todo este deterioro fora máis acusado, se se perderan esas imaxes orixinais».