Laura Fernández, literatura fantástica española con referentes pop

Jose Oliva BARCELONA / EFE

CULTURA

La escritora Laura Fernández.
La escritora Laura Fernández.

La escritora, que publica «La señora Potter no es exactamente Santa Claus», defiende «la imaginación sin límites»

14 nov 2021 . Actualizado a las 18:01 h.

Convertida en uno de los nuevos valores de la literatura fantástica española, Laura Fernández reflexiona sobre la soledad, la maternidad o la creación en su última y monumental novela, La señora Potter no es exactamente Santa Claus, llena de «referentes pop y de la cultura anglosajona», como ella misma reconoce. Fernández ha estado escribiendo la novela durante cinco años, «desde Halloween del 2016», un tiempo largo para el que le fue muy útil escribir un diario sobre ese proceso, «aprovechando un consejo de la escritora Sarah Waters», que le permitió escribir la novela, a una página por día. «Como no tengo plan previo, el diario me fue superútil» y, de hecho, «la novela acaba siendo también un diario», porque en ella vuelca todo lo que vive o sufre.

Para esta novela, y como es habitual en sus libros, recurre a un lugar inventado, la desapacible Kimberly Clark Weymouth, una pequeña ciudad eternamente envuelta en ventiscas y metros de nieve, enterrada en un eterno invierno, y cuya fama le viene de que la escritora Louise Cassidy Feldman, de paso por allí, se inspiró en el lugar para ambientar su clásico infantil La señora Potter no es exactamente Santa Claus. «Tiendo a irme a sitios que no existen, pero todo lo que pasa en esta novela refleja cómo he cambiado en cinco años y lo difícil es que tenga todo sentido, pues mi vida ha evolucionado, mis hijos han crecido», apunta Fernández. En el libro conviven, dice la autora, muchos géneros; «es como esas películas de los años 80 y 90, en las que todo era de cartón piedra y los personajes eran inocentes, querían ser felices».

Las «referencias pop» y los guiños literarios o cinematográficos son incontables y un ejemplo es que en este libro los personajes se llaman como los protagonistas de Los Gremlins, y esa ciudad inventada bien podría ser la de las películas de Tim Burton, indica la autora y periodista barcelonesa, cuya divisa principal es «la imaginación sin límites».