«Calamity»: Wéstern feminista y animación de calidad

Sabela Pillado

CULTURA

Rémi Chayé plantea con fantasía e imaginación una película sobre los orígenes de la leyenda de Calamity Jane

22 sep 2021 . Actualizado a las 08:49 h.

La figura de Martha Jane Cannary, más conocida para la posteridad como Calamity Jane, pasó a la mitología del Far West y a una cultura pop hambrienta de iconos como una pionera del Salvaje Oeste, una exploradora y luchadora en un mundo de hombres que devino en -prácticamente el único- mito en clave femenina en un mundo tan fundamentalmente masculino. Su leyenda, con base real, se vio reforzada por la escasa información verídica de sus hazañas, que llevó a retratos idealizados y una presencia más o menos recurrente en relatos mitológicos de un iniciático Oeste. Este personaje, demasiado goloso para dejarlo escapar en relatos escritos o filmados, tuvo rostros en pantalla tan variopintos como Jane Russell, Yvonne de Carlo, Doris Day o Angelica Houston, en papeles principales o secundarios, pero siempre llamativos y rompedores en el universo testosterónico en el que se movía.

Ahora es Rémi Chayé, animador francés, quien retoma este personaje y da vida a una pequeña Jane para obsequiarnos con un wéstern para niños (¡y mayores!) sobre los orígenes de la leyenda de Calamity Jane. En su película se vale de la fantasía e imaginación para recrear los primeros pasos de esta niña, sirviéndose asimismo de todas las claves del género: caravanas de colonos, buscadores de oro, el ejército, caballos y osos, ciudades incipientes que eran todavía una sucia aglomeración de barracones… y una escasez en la presencia de indios.

Empleando una animación elegante y de indudable calidad, un delirio fauvista que engancha con su paleta de colores y el dinamismo de sus líneas, Chayé no se queda en la superficie, y brinda un wéstern feminista de iniciación a la vida en condiciones extremas, a la vez que hace una defensa de la igualdad y un alegato del papel de las mujeres y de su valía al frente de funciones tradicionalmente masculinas. Un mensaje de autosuperación y empoderamiento femenino en la piel de una niña con ansias de libertad y aventuras, que pronto será mejor cowboy que muchos de los hombres que la rodean.