La visita a la casa de Isaac Díaz Pardo completa el centro museístico de Sargadelos

María Cuadrado Fernández
m. cuadrado CERVO / LA VOZ

CULTURA

Vista del complejo de Sargadelos desde el interior de la casa.
Vista del complejo de Sargadelos desde el interior de la casa. XAIME RAMALLAL

Construida en 1970, desde ella controlaba el proceso productivo y creativo

22 sep 2021 . Actualizado a las 12:11 h.

Casa sobria, vida intensa y obra que trasciende. La figura de Isaac Díaz Pardo (Santiago, 1920-A Coruña, 2012) sigue despertando curiosidad entre los franceses, italianos o españoles de diferentes regiones que en las últimas semanas se han acercado a visitar la vivienda que lo alojó en su etapa en Cervo y que está integrada en el Museo Sargadelos, junto a la planta de producción de cerámica. «Sargadelos foi a obra máis importante, miña e tamén de Luís Seoane», reconocía el intelectual en una entrevista en el 2011 en la que afirmaba que vivió en Sargadelos «trinta e tantos anos, dende o 68». Lo hacía tras un homenaje en el que fue nombrado hijo adoptivo del Concello de Cervo: «Levarei con orgullo que se acordaran de min».

Las visitas a la casa del artista -construida a mediados de 1970- completan el Museo Sargadelos, que abrió sus puertas en el verano del 2020 y que ahora se puede visitar concertando cita previa. Un recorrido por las estancias permite acercarse más a la figura de un artista con estudio propio y con vivienda conectada a otras dependencias del complejo, lo que le permitía controlar el proceso productivo y creativo.

Austeridad y toques de modernidad mandan en la casa. Dos batas y algunas prendas cuelgan aún de un sencillo armario de madera en la que fue su habitación. Con cama y silla. Es una estancia reducida, como la mayoría en el inmueble, donde se conservan otros dos dormitorios para la familia -a mayores, había estancias para invitados-, varios cuartos de baños, una cocina pequeña y otra más amplia...