La Caja de las Letras del Cervantes custodia el «vencer no es convencer» de Unamuno

La Voz MADRID / EFE

CULTURA

La directora de la casa-museo Unamuno, Ana Chaguaceda, muestra el documento ante el arquitecto y nieto del pensador, Miguel de Unamuno Adarraga, el director del Instituto Cervantes, Luis García Montero (d), y el rector de la Universidad de Salamanca, Ricardo Rivero (i).
La directora de la casa-museo Unamuno, Ana Chaguaceda, muestra el documento ante el arquitecto y nieto del pensador, Miguel de Unamuno Adarraga, el director del Instituto Cervantes, Luis García Montero (d), y el rector de la Universidad de Salamanca, Ricardo Rivero (i). J. P. Gandul | EFE

Las notas manuscritas a modo de acta que reflejan el enfrentamiento entre el rector y el general Millán Astray el 12 de octubre de 1936 en la Universidad de Salamanca fueron tomadas por el catedrático de Derecho Civil Ignacio Serrano

17 jun 2021 . Actualizado a las 23:33 h.

Las notas manuscritas a modo de acta que reflejan el enfrentamiento entre Miguel de Unamuno y Millán Astray el 12 de octubre de 1936 en la Universidad de Salamanca, tomadas por Ignacio Serrano y que recogen la frase «Vencer no es convencer» del intelectual, se custodiarán en la Caja de las Letras. Obra del catedrático de Derecho Civil, testigo del choque, constituye el único documento que constata aquel hecho ocurrido en el paraninfo de la universidad con motivo del Día de la Raza, y que tuvo como protagonistas al rector y el general.

Desde ayer, el histórico documento permanecerá en la caja 1695 de la antigua cámara acorazada de la sede del Instituto Cervantes en Madrid, como parte del legado in memoriam que depositó Miguel de Unamuno Adarraga, nieto del escritor de la generación del 98 y uno de los mayores intelectuales del siglo XX, hasta el 12 de octubre del 2036, un siglo después de la fecha en que fue escrito. Una fecha que su nieto recordó como la ocasión en la que Unamuno «dejó claro para siempre su aborrecimiento del fascismo, eso que algunos, quizá muchos, no saben todavía porque no quieren o no pueden» y un documento que considera el más fiable testimonio de lo que pasó.

Además, se depositó un dibujo hecho por Unamuno que representa a don Quijote crucificado en un árbol, mientras Sancho llora.