Donna Leon: «Mi visión del mundo, como la de Brunetti, se ensombrece cada vez más»

CULTURA

Donna Leon no piensa «divorciarse» de su creación literaria, el comisario Brunetti.
Donna Leon no piensa «divorciarse» de su creación literaria, el comisario Brunetti. Álvaro Ballesteros

El empático comisario italiano creado por la escritora estadounidense cumple treinta novelas

13 jun 2021 . Actualizado a las 10:28 h.

El comisario Guido Brunetti, el personaje creado por Donna Leon (Nueva Jersey, 1942), cumple con Esclavos del deseo (Seix Barral) 30 novelas desde que debutó con Muerte en La Fenice (1992), con un caso que le lleva a investigar una trama de tráfico de mujeres. La autora estadounidense traza para La Voz el retrato del policía veneciano, del que no se piensa separar. «Estamos casados, se queda conmigo, no hay divorcio ni nada, es impensable, pero lo más importante es que me sigue pareciendo divertido escribir las novelas, narrar una historia», asegura. A sus 78 años, Leon mantiene intactas su vitalidad y su jovialidad: ríe, gesticula y bromea al responder a las preguntas. Tras huir de Venecia —donde vivió muchos años— por el turismo masivo, reside en un pueblecito suizo, que tiene «350 habitantes y 350 vacas, es el paraíso», aunque rechaza que esté aislada: «Está a siete kilómetros de la frontera italiana».

—Es la persona que mejor conoce a Brunetti. ¿Qué perfil haría de él?

—Es inteligente, decente, auténtico, entiende la ley, ya que estudió derecho en la universidad, pero también la justicia, que evidentemente no siempre son lo mismo. Es muy europeo, en el sentido de que conoce su cultura, es bilingüe, habla inglés, lo que para un policía italiano no es habitual y a mí me facilita las cosas. Lee a los clásicos para entender mejor cómo se comportan los seres humanos en distintas circunstancias. Pero no solo lee las tragedias griegas, sino también historia y ensayos.

—¿Es un hombre de izquierdas?

—Está más a la izquierda que a la derecha, porque la derecha en Italia es terrible. Tiende más a una visión socialista de la sociedad. Como yo. A él, como a mí, no le gustan los abusones, los que utilizan su fuerza para imponerse, ya sea física, social o económicamente, a los que no tienen tantos contactos, dinero o visibilidad, para obligarlos a hacer algo que no quieren. Me pongo muy nerviosa cuando veo un abuso de poder y eso está muy marcado en Brunetti. No soporta que alguien haya sufrido una injusticia. Él lo odia y yo también. Es la esencia de estos libros.