Muere Franco Battiato, el hombre que quiso vernos danzar alrededor del centro de gravedad permanente

La Voz REDACCIÓN

CULTURA

Franco Battiato, en el Palexco de A Coruña en el 2017
Franco Battiato, en el Palexco de A Coruña en el 2017 EDUARDO PEREZ

El artista siciliano tenía 76 años y fue muy conocido en España a finales de los 80 con canciones como «Centro de gravedad» o «Nómadas»

18 may 2021 . Actualizado a las 13:20 h.

Ha muerto Franco Battiato. El cantautor italiano, que triunfó en España con las versiones en castellano de canciones como Yo quiero verte danzar, Centro de gravedad o Nómadasha fallecido en Sicilia a los 76 años de edad.  El compositor llevaba un largo período alejado de la escena a consecuencia de una enfermedad.

Battiato (Riposto, Sicilia, 1945-Milo, Sicilia 2021), mundialmente conocido por su estilo poético y existencial, está considerado como un compositor relevante de la música italiana con decenas de obras atemporales. Fue un músico ecléctico e inimitable, que tocó todos los géneros musicales, desde el rock a la música ligera, destacando también en la canción de autor, la música étnica y electrónica y hasta la ópera. En el transcurso de su prolífica carrera, Battiato ha hecho también incursiones en el cine y la pintura.

Nacido el 23 de marzo de 1945 en Riposto, en la provincia de Catania, Battiato se trasladó a Milán en la primera mitad de la década de 1960 para intentar una carrera como profesional en el mundo de la música. Después de sus primeros trabajos con Giorgio Gaber y Ombretta Colli, debutó como solista de Bla-Bla de Pino Massara con los álbumes Fetus y Pollution. Músico intuitivo y poco técnico, Battiato, como recoge Europa Press, hizo sus primeros ascensos sonoros con discos como Sulle corde di Aries (1973), Clic (1974) y Mademoiselle le gladiateur (1975)

El último concierto celebrado por el artista se remonta al 17 de septiembre de 2017, en el Teatro Romano de Catania, poco más de dos meses después de que hubiese recalado en el Palexco de A Coruña, en su última visita a Galicia. Posteriormente tuvo que ser suspendida su gira por motivos de salud. En agosto de 2019, se lanzó su último álbum, Volveremos de nuevo.

Su carrera, de más de cincuenta años en el mundo de la música, lo convirtió en un personaje realmente único en el panorama italiano, una leyenda de la música, que hoy se encuentra de luto por su desaparición.

«Un Maestro nos ha dejado. Uno de los más grandes de la canción de autor italiana. Único, inimitable siempre en busca de nuevas expresiones artísticas. Deja un legado eterno», le homenajeó el ministro de Cultura, Dario Franceschini, nada más conocerse la triste noticia.

Los funerales del cantautor, que falleció sobre las 05.00 horas locales, tendrán lugar de forma privada, según los medios locales.

En España, Franco Battiato tiene una merecida reputación con varios álbumes publicados como Battiato en español (1987), el doble Battiato collection: 29 temas en español (1996) y la recopilación La estación de los amores (2005).

En el 2015 el italiano dio en Vigo otro célebre concierto, en el que repasó los grandes éxitos de su carrera. Esta fue su última entrevista en La Voz: 

Franco Battiato: «Hace mucho tiempo que practico la no-meditación»

Fernando Molezún

No es amigo de promociones ni de discursos baladíes. Habla cuando tiene que hablar y, cuando lo hace, tiembla hasta la cuestionada clase política de su país. He visto entrevistas a Franco Battiato en las que sus elocuentes silencios sonaban como clavos  penetrando en el travesaño de una cruz. Pero el genio siciliano tiene a bien atender los requerimientos de Fugas, aunque a su manera. Se pacta la entrevista en inglés, a pesar de que el entrevistado domina, entre otros muchos idiomas, el castellano. Así se hace. Pero llegado el momento y tras una primera pregunta en  la lengua de James Bond llega la respuesta, rauda, escueta y concisa, en un perfectísimo y melodioso italiano. Fantástico. Tras superar el razonable descoloque inicial y desechar la idea de continuar la entrevista en, por ejemplo, francés, llegan las respuestas únicas y breves  del músico que desde el principio sabía lo que quería decir (aunque no en qué idioma decirlo) y lo poco que le apetecía andar buscando respuestas ingeniosas durante toda la mañana. No se puede ser genial las veinticuatro horas del día, demasiado agotador para un hombre que ya ha cumplido los 70 años y que llega a Galicia tras posponer su recital por culpa de una mala caída que le fracturó el fémur. Así que la primera pregunta era obligada.

Seguir leyendo