«Península»: Otra loca extravagancia zombi

La secuela de «Train to Busan» tiene menos gracia y resulta menos original que su predecesora


El mundo entero sigue en manos de los zombis. Todo es zombi: piratas, nazis, estríperes, ovejas, castores… En el cine, ¡hasta los personajes de Jane Austen cazaron zombis! The Walking Dead lo ha contaminado todo, dentro y fuera de las pantallas. Hoy, para que algo funcione tiene que estar muerto y, a la par, falsamente vivo. La excusa del covid ha convertido en proféticos algunos filmes del pasado, esto les ha venido de perlas a los vendedores de videojuegos con aspecto de películas -o de películas con aspecto de videojuegos-: mata y remata que total son no muertos. Hasta los años setenta, el subgénero terrorífico de los zombis no era más que una filmografía de cincuenta películas, casi todas de serie b, transitada por alguna obra maestra como Yo anduve con un zombie. Pero, después de la llegada de los filmes de George A. Romero -cineasta neoyorquino de ascendientes gallegos-, el género del terror se ha infectado con la moda de cientos -miles, ya- de películas babeantes, sin alma.

Península, la secuela de Train to Busan, es otra loca extravagancia zombi, con menos gracia que la primera y también menos originalidad. Los guionistas sitúan la acción cuatro años después de la epidemia del virus apocalíptico, cuando todos los supervivientes han abandonado la península y se ha refugiado en Hong Kong, aislando el territorio contaminado. Un grupo de parias, enviados por un gánster occidental, deben regresar a Corea para buscar un camión cargado con millones de dólares estadounidenses. El dinero también será codiciado por los paramilitares que se han quedado en la península, explotando la tierra sin ley.

La película es entretenida pero, en solidaridad con sus protagonistas, realmente inane. Sin duda que hay algún buen hallazgo, como aquel del camión publicitario del club nocturno, cargado de luz y música, que atrae a los walking deads -los zombis son casi ciegos de noche y se guían por el sonido-; asimismo prometía mucho la arena de circo, con gladiadores que se enfrentan a los zombis, ubicada en un hipermercado ruinoso, entre Espartaco y Mad Max 3. Pero, finalmente, Península no supera lo fútil y es más una de aventuras aceleradas y descabezadas que algo que nos lleve a algún sitio. «Ya todos parecemos zombis», concluye la aguerrida coprotagonista del filme.

«PENÍNSULA»

[«TRAIN TO BUSAN 2 / BUSANHAENG 2: BANDO»]

Corea del Sur, 2020.

Director: Yeon Shang-ho.

Intérpretes: Gang Dong-won, Lee Jung-hyun, Lee Ree, Geoffrey Giuliano, Kwon Hae-hyo, Kim Min-jae.

Terror-aventuras.

116 minutos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

«Península»: Otra loca extravagancia zombi