Alfredo Sanzol: «Hay que desarrollar y consolidar más la dramaturgia contemporánea»

El reputado autor teatral llega a Santiago con su primera obra como director del Centro Dramático Nacional, «El bar que se tragó a todos los españoles»

El dramaturgo y director de teatro Alfredo Sanzol (Pamplona, 1972)
El dramaturgo y director de teatro Alfredo Sanzol (Pamplona, 1972)

Santiago / La voz

El bar que se tragó a todos los españoles es la primera creación al frente del Centro Dramático Nacional (CDN) del reconocido dramaturgo y director teatral Alfredo Sanzol (Pamplona, 1972). Este viernes inicia la gira en Santiago, donde también podrá verse el sábado.

 -Es la historia de un cura navarro que, como su padre, decide en el año 63 abandonar el sacerdocio y viajar a Estados Unidos para iniciar una nueva vida. Un hecho real en la base para a partir de ahí crear la ficción.

-Está muy ligado a mi escritura desde que empecé. Siempre he escrito con la intención de resolver misterios que me he encontrado en la vida, de desvelar paradojas o contradicciones; y, quizás, el impulso es más fuerte cuando están cerca de uno y le afectan personalmente.

-¿Hasta qué punto la ficción puede ayudar a entender el contexto en el que vivimos?

-La ficción lo que hace es dar forma a las partes invisibles de la realidad, a su parte oculta; le da significado a esos hechos. Todos tenemos la experiencia de que la ficción hace que la realidad se transforme y nos transforme a nosotros mismos. A todos nos han transformado las historias que hemos visto.

-¿Esa transformación es lo que buscó en «El bar que se tragó a todos los españoles»?

-Lo que busqué con esta historia fue devolverle la dignidad al silencio con el que mi padre había cubierto una parte de su biografía. Creía yo que la mejor manera de hacerlo era contando el gran esfuerzo de búsqueda de libertad que hizo él. Con esa historia del personaje Jorge Arizmendi estoy contando la historia de todo un país. Hay personajes que tienen la fuerza de significar movimientos de toda una sociedad.

-Son tres horas de función.

-El primer impresionado cuando me di cuenta de lo que duraba fui yo. Dije: «Tengo que recortar como sea». Pero empecé a pensar cómo hacerlo y no veía el modo. Estas tres horas uno está enganchado porque se produce una especie de enamoramiento de Jorge Arizmendi, estás deseando ver lo que le pasa. La magia de la ficción está en esa capacidad de meterte en un mundo del que no quieres salir.

-Siempre juega con el humor.

-El humor es muy liberador y en mis obras siempre existe la intención de liberar energías que están retenidas. El humor es esencial. Cuando dejo de mirar la realidad con sentido del humor, estoy perdido.

-La gran apuesta de su proyecto como director del CDN es la dramaturgia contemporánea. ¿Es la gran la gran olvidada?

-No es la gran olvidada porque estamos bastantes instituciones teatrales comprometidas con ella. El paisaje que tenemos ahora no tiene nada que ver con el de hace 10 o 15 años, pero creo que es la primera vez que se hace una apuesta más decidida por la dramaturgia contemporánea. Estamos en una especie del kilómetro uno de esta historia y hay que desarrollar y consolidar mucho más esta creación.

-Nada más tomar posesión, la pandemia. ¿Toma relevancia el papel de las compañías públicas?

-Las instituciones culturales públicas, tanto las que pertenecen al ministerio como a las autonomías y ayuntamientos, son especialmente importantes en estas situaciones, como también lo son otras entidades públicas que se ocupan de otras áreas. Lo que hemos visto en esta crisis es la necesidad que tenemos como sociedad de tener un Estado fuerte, flexible y ágil.

«El teatro gallego ha sido siempre una parte esencial del sector escénico en España»

La conexión del CDN con Galicia es estrecha en distintos ámbitos. La directora adjunta es la compostelana Fefa Noia, que había estado al frente de la compañía pública gallega, el CDG. «Se presentó conmigo al concurso y, cuando me dijeron que había ganado yo, fue a la primera persona que llamé para proponerle si quería formar parte de mi equipo. Fefa es una profesional que tiene la doble vertiente de gestora y artista, he admirado siempre su trabajo y para mí es una suerte que pueda y quiera estar en mi equipo», ensalza el director Alfredo Sanzol.

-También están las compañías gallegas que participan en proyectos del CDN. Voadora, Chévere, Teatro en Vilo... ¿Cómo se ve la situación del teatro gallego desde Madrid?

-El teatro gallego ha sido siempre una parte esencial del sector escénico en España y estamos encantados de que vengan a trabajar con nosotros. Además, esperamos que esté también pronto Ana Vallés.

-¿Qué le llevó a embarcarse con el CDN tras una trayectoria ya muy consolidada y premiada?

-El impulso esencial ha sido que creía y creo que puedo hacer algo por potenciar la dramaturgia contemporánea, que es lo que he hecho siempre. Dada mi experiencia y el contacto con autores y autoras, así como con directoras, podía impulsar esta creación contemporánea y favorecer que la dramaturgia española diera voz a la sociedad civil a través de las artes escénicas. Para mí ese es el impulso número uno.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Alfredo Sanzol: «Hay que desarrollar y consolidar más la dramaturgia contemporánea»